domingo, 15 de agosto de 2010

Post scriptum. Prensa, humor y confusiones toponímicas


Un mes y medio después de haber escrito su comentario sobre las confusiones toponímicas, en el que ponía en entredicho la deontología periodística, llega a conocimiento del transeúnte a través de Le Courrier des Balkans una evidencia que, si no fuera porque afecta a un hecho trágico (el terremoto de Haití, en enero de este año) –e incluso a pesar de ello– debería convertirse en paradigmático de las malas prácticas de la profesión y de la falta de rigor de agencias de prensa y medios, que divulgan noticias sin contrastar su veracidad.

En su edición del 20 de enero de 2010, la web satírica en rumano Trombon publicaba la increíble noticia titulada “Romania a tramis ajutoare in Tahiti” (‘Rumanía ha enviado ayuda a Tahití’, ver aquí), firmada por Ionut –Ionut Fortea, uno de los redactores de la publicación en línea–, que reproducimos traducida:

"En Tahití se produjo ayer un incidente cómico, cuando un batallón de tropas de montaña de Rumanía provocó hilaridad en la paradisíaca isla de la Polinesia Francesa.

Debido a una lamentable confusión del Ministerio de Defensa, se cambió el destino de la ayuda para las víctimas del terremoto de Haití, de modo que un batallón de tropas de montaña y 2000 toneladas de alimentos, agua, mantas y medicamentos fueron enviados en dirección totalmente opuesta, es decir, a la isla de Tahití, situada en el Pacífico Sur.

'Me dicen que no hay necesidad de convertir esto en un espectáculo. Quiero decir que hay nombres que se parecen mucho: Haití, Tahití, Mahití, Papití [por Papeete], y ¡vaya mierda!, suenan igual', afirmó el ministro de Defensa, Gabriel Oprea, a times.ro.”

Ni siquiera la foto trucada (cosa que resulta muy evidente y que el transeúnte reproduce al comienzo de este Post scriptum) hizo sospechar a algunos medios de comunicación que se trataba de una broma de mal gusto. La “noticia” se propagó por casi todo el mundo, y hasta se hizo eco de ella el Canal+ francés de televisión, cuyo programa Édition spéciale bromeó sobre la incompetencia de las autoridades rumanas, pese a que el semanario Courrier International ya había advertido de su probable falsedad.

Y para muestra, otros tres botones: un video del canal de televisión mexicano Televisa (aquí), otro del canal boliviano eju.tv (aquí) y el de otra cadena televisiva hispana que se encuentra en Youtube (aquí). Una sencilla comprobación de la fuente de la información, cuya línea editorial es clara y utiliza, para más inri, la supuesta agencia times.ro, que imita astutamente el estilo periodístico del diario británico The Times, habría bastado, por lo menos, para levantar sospechas.

La escasa formación de las nuevas generaciones de periodistas parece no tener remedio. Ayer mismo, la versión digital del prestigioso diario barcelonés La Vanguardia informaba sobre el incendio que destruyó más de 1100 hectáreas en el municipio de Barjas, en la provincia de León: en el titular, la localidad castellanoleonesa aparecía con el nombre de la madrileña Barajas, error que no fue corregido pese a los diversos comentarios de los lectores. Alegarán, quizá, que la mitad de la plantilla estaba de vacaciones, o culparán de ello a un infeliz becario…

¿Ver para creer o leer la prensa para no creer? He aquí la cuestión.

Foto: Trombon / times.co.

26 comentarios:

Hercules Antonio Palermo dijo...

Joyas?...

El conocimiento es como las joyas, no solo hay que tenerlo sino comprenderlo y usarlo en nuestra vida, de otro modo no tiene valor.
Muchas cosas en la naturaleza cumplen con la ley de la vida, dar algo de sí durante su vida. La vez que esta ley no cumple las condiciones de vida, no son buenas. El ejemplo del Mar Muerto y el Mar de Galilea, son explícitos por sí solos.
Cada cosa tiene que "sangrar" el 10% de su existencia y vida, debe haber valor en el dolor y disciplina en el gozo, sabiduría en la riqueza y paciencia en la pobreza, pero siempre la ley debe cumplirse: debe haber una sublimación continua para mantener fresca la existencia y provechoso el ser.
A veces el dolor nos aleja de lo espiritual al perder un ser querido o al vernos inmersos en otro tipo de desgracia. Lo que ocurre es que al perder algo, a nosotros nos ocurre algo, se verifica un quite a nuestro ente humano y carnal, el "yo" es ofendido, el hombre natural se sobresalta y uno se pregunta "¿Por qué a mí?". La pregunta nos la hacemos quizás sin saber que no estamos preparados para recibir la respuesta.
La verdad que el mal y el bien existen y se complementan sin mezclarse jamás y el punto en donde descansa o se apoyan y se verifica, es la acción, el hecho consumado.
A veces el resultado es a raíz de nuestras decisiones pero muchas veces no necesitamos participar, pero el bien o el mal nos toca igual.
En todos los casos el hombre se aflige y sufre por lo que el consuelo debe estar en lo espiritual. En ese ámbito de cosas no estamos solos y la respuesta es sencilla y el remedio eficaz aunque no traiga el consuelo en forma instantánea.
Hubo alguien que sufrió las aflicciones y dolores sin haber hecho nada por merecerlo y este es Jesucristo, el cual sufrió en grado infinito para que en él tuviéramos consuelo y salvación eternos.

Cesc Fortuny i Fabré dijo...

El que uns pocs gestionin el coneixement que es difon, decideixin quin esdeveniment mereix transcendir, etc ... porta inevitablement a tenir privilegis. Mal gestionar-los és una conseqüència.

Una abraçada!

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Hércules Antonio: No encuentro en ese largo razonamiento un comentario claro a la cuestión propuesta en esta entrada de la bitácora, sino simple progadanda sectaria. En cualquier caso, gracias por su visita.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Aquest és el quid de la qüestió, Cesc. Però jo vaig més enllà i denuncio la manca de professionalitat d'alguns periodistes, incapaços de gestionar com cal, si més no, aquests privilegis.
Gràcies pel comentari i una abraçada.

lluvia dijo...

interesante blog...gracias por compartir!

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Gracias a ti por visitarme, lluvia: ¡bienvenida a esta bitácora!

María Eugenia Mendoza dijo...

Querido Albert:
He leído con atención esta entrada de tu blog, he visto las ligas y realmente no me sorprende que estos "informadores", que asumen actitud de sabelotodos y hasta asumen papel de inquisidores (cuando entrevistan a gente que no responde a sus tendencias personales, que son las tendencias editoriales de sus medios), hagan mofa de una "equivocación" como la comentada con tanta enjundia en sus noticiarios. Tienes toda la razón, lo que les falta de preparación les sobra de soberbia y basta que ellos hayan publicado esa noticia para divulgar, por ejemplo, que todo el pueblo rumano es tonto porque no conoce la diferencia entre Haití y Tahití.
Si los "comunicadores" no se preparan, urge que los consumidores de mensajes nos eduquemos y no creamos todo lo que éstos dicen nomás porque ellos lo dicen. Qué bueno que existe este blog que nos hace estar más alertas.
Te mando un muy cariñoso abrazo.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Maria Eugenia: Lamentablemente, mi blog es una gota en medio del océano y mi mensaje llega a muy pocas personas, pero aun así me creo en el deber ético de poner en evidencia a aquellos que, como dices, suplen con la soberbia su falta de profesionalidad (y, con frecuencia, de educación y de respeto a los receptores de la información).
Te agradezco mucho este comentario.
Un abrazo cordial.

Antonio Arroyo Silva dijo...

Me adhiero a lo que dice María Eugenia. Reconocer errores es de personas maduras, pero el que unos soberbios no los reconozcan no significa que todos los que hablan esa misma lengua sean iguales.
Por cierto, hay muchos que confunden Gran Canaria (isla) con Las Palmas (ciudad, provincia) y no es un error fonético.
Abrazo desde Canarias.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Antonio: jamás he equiparado a los soberbios y los malos profesionales con todos los periodistas ni con todos los hablantes de una lengua. Mi denuncia va dirigida, sobre todo, a los grandes medios de información, que son los más influyentes (las televisiones entre ellos).
Si vivimos rodeados de mentiras y falsedades es porque esos medios las fomentan, bien por ignorancia y malos hábitos, bien por desidia o, incluso, por favorecer determinados intereses (esto último es importante y no hay que olvidarlo).
Sé muy bien que se suele confundir Gran Canaria con Las Palmas, igual que se confunde Santa Cruz de Tenerife con la isla tinerfeña, o Palma de Mallorca con la isla de Mallorca. La ignorancia es una plaga, y los ignorantes no ponen remedio: si la ignorancia picara, como los mosquitos o las avispas, quizá se remediaría un poco la situación...
Gracias por tu comentario y un abrazo.

Ανεστης Θ. Κετσετζιδης dijo...

TODO BIEN

Anónimo dijo...

¡Leer la prensa para no creer! Creo que nos ha pasado a todos cuando un periódico habla de un tema que dominamos. Una superficialidad que decepciona hondamente.
Y tú,Albert,si te consideras una gota de agua en el oceáno, eres una gota que no se deja llevar por la corriente.Un pequeño remolino que brilla. Se agradece. La foto montaje me ha arrancado una carcajada.

Un abrazo,
Anne

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Ανεστης Θ. Κετσετζιδης: Gracias por el comentario y un saludo cordial.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Gracias, Anne, aunque exageras con respecto a la capacidad de crear opinión de mi bitácora: sabes muy bien que el alcance de cualquier blog es muy limitado y que los mensajes llegan sólo a unas cuantas personas. Sin embargo tus bellas palabras de afecto son muy agradables, porque me confirman que este trabajo tiene, al menos, unos cuantos lectores fieles que lo apreciáis.
Sí, la verdad es que hay que ser muy corto de vista (y de neuronas) para creerse la noticia, después de ver un fotomontaje tan burdo.
Un abrazo.

josecb dijo...

Le agradezco de corazón haberme dado la oportunidad de acercarme a su blog, realmente me impresiona su apasionante biografia, viajera y literario y el aroma de cultura que emana de su blog.

por cierto por intimas razones adoro Barcelona y Cataluña, es una obligación para mí beber de Canaletas, sin la certeza en el horizonte de regresar a Barna no sería feliz.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Muy agradecido por sus palabras, josecb, y bienvenido a esta bitácora. Me satisface que se sienta bien cuando viene a Barcelona y que le guste echar un trago de agua en Canaletes... Algo de magia tiene eso...
Saludos cordiales.

Sônia Silvino dijo...

Olá, amigo!
Vim ler as novidades!
Deixo muitos beijos!

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Gracias por tu visita, Sônia. Me alegra mucho ver que los seguidores de mi bitácora sois fieles y, además, tenéis la amabilidad de dejarme unas palabras.
Besos también para ti.

Hashiko Sam dijo...

Hola que tal, ¿cómo te estás?, felicidades por el excelente blog que administra.
Quisiera poder contar con él en mis blogs, para que mis visitantes
puedan conocerlo, ya que sería de mucho interés para ellos.
Si está de acuerdo, por favor escríbame a manganimemaster@gmail.com

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Hashiko Sam: Naturalmente que estoy de acuerdo para que enlaces mi blog a los tuyos.
Gracias por tu visita y tu comentario.
Saludos.

MA dijo...

Hola amigo Albert aquí estoy de nuevo por tu cultural casa leyendo tus post y recreandome en tus letras.
Un placer pasar por aquí.

Abrazos de MA y feliz fin de semana estimado Albert.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Gracias por haberte convertido en una fiel lectora de mis espacios virtuales.
Abrazos también para ti y te deseo, igualmente, un buen fin de semana.

abril en paris dijo...

¡ Gracias por dejar un amable comentario en mi apartamento ! Observo que hay mucho y bueno por aqui tanto en lo que expones como en el debate que se crea... Hay mucho que decir pero tambien mucho que aprender ( al menos en mi caso ).

Un saludo :-)

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Te agradezco que hayas dedicado una parte de tu tiempo a pasear por esta bitácora desde tu apartamento y, por supuesto, el comentario. El debate me parece muy positivo, me gustaría que hubiera más, porque resulta muy enriquecedor y permite contastar ideas y puntos de vista, pero a veces queda demasiado limitado: aquí nos gusta más hablar que escribir... (¡envidio el que se produce en algunos blogs extranjeros!).
Saludos cordiales desde Barcelona.

jusamawi dijo...

La pregunta es inevitable. ¿Para qué sirve la carrera de periodismo? Hay buenos informadores, buenos comentaristas. Hay personas que tienen el don de la comunicación. Hay expertos que saben explicarse bien. También existen quienes hacen todo lo contrario. Todo eso lo hay y para lo uno o lo otro no es necesario ser periodista.
Lo que no sé, lo que no llego a entender es qué se quiere decir cuando alguien dice que es periodista.
Si lo que trata de explicar es simplemente a qué se dedica, en qué trabaja, entonces, lo entiendo. Tengo la sensación de que muchos de ellos quieren decir mucho más cuando lo dicen. Me gustaría saber qué.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

jusawami: Teóricamente, y a mi entender, la carrera de periodismo debería servir para inculcar en los alumnos una ética y una deontología coherentes con la verdad (o lo que debería entenderse por eso). Me consta que, al menos antes, se insistía mucho en eso de contrastar la información antes de darla por buena, pero supongo que la pereza (universal, global o como quieras adjetivarla) ha contagiado a quienes ejercen esa profesión, es decir, la han prostituido, y un gran número de los llamados periodistas (seguramente con su licenciatura, por lo menos, a cuestas) lo que hace es dedicar unas horas al día a escribir, con el simple objetivo de obtener un salario.
Me consta, por otra parte, que desde que las grandes empresas periodísticas ejercen presión sobre sus redactores, es decir, practican el dirigismo ideológico, muchos buenos profesionales se sienten a disgusto..., y cuando alguien hace su trabajo a disgusto y bajo presión, es imposible que le salga bien, y que se esfuerce.
He dejado de comprar diarios, me decepcionan todos porque creo que en este país ya no queda ninguno que no esté vendido a un poder u otro, cada uno huele a una ideología determinada (aunque a veces no sea ni ideología ni nada).
¿Pasotismo el mío? No del todo: a través de Internet, si sabes buscar, encuentras muchas cosas elaboradas por gente seria, y todavía nos queda París, con "Le Monde" y "Libération": algo es algo.
No sé si esto es una respuesta a tu pregunta: por lo menos, es la mía, aunque con seguridad hay muchas otras.
Gracias por haberme dejado tu atinado comentario.