sábado, 22 de marzo de 2014

Herman Melville y los Mares del Sur

Paisaje de la isla de Bora-Bora (Polinesia). Foto © Rachel Thecat.


Si alguien conoció bien los Mares del Sur (es decir, la zona austral del océano Pacífico) cuando cualquier viaje a lugares lejanos era una todavía una arriesgada aventura, fue Herman Melville. Este prolífico escritor, poeta y ensayista, hijo de colonos ingleses por parte de padre, y holandeses por parte de madre, nacido en Nueva York el 1 de agosto de 1819 y fallecido en la misma ciudad el 28 de septiembre de 1891, es universalmente conocido por la más famosa de sus obras,
Moby-Dick (cuyo título original es Moby-Dick; or, The Whale), publicada en 1851 y traducida a numerosísimas lenguas. 

Herman Melville.

Moby-Dick (la impresionante historia de la persecución de una enorme ballena blanca) [1] es, en parte, un relato autobiográfico donde el autor recoge y novela algunas de sus aventuras como tripulante de barcos balleneros que por aquel entonces surcaban las aguas del sur del Pacífico. Muchas de las pequeñas islas que conforman la actual Oceanía fueron refugios para Melville [2].

El texto que se reproduce a continuación pertenece a una de las numerosas conferencias que Melville dictó, una y otra vez, entre 1858 y 1860 como precario medio de subsistencia; su vida, en efecto, fue difícil, y tuvo que desempeñar diversos trabajos totalmente ajenos a su vocación como escritor, de la que sacó poco provecho económico: fue marinero, profesor cuando se le presentaba la ocasión, granjero e incluso inspector de aduanas. Como ha sido frecuente en muchos otros escritores, su obra más divulgada –la mencionada Moby-Dick– no se popularizaría hasta después de su muerte. 


Cubierta de la edición original de Moby-Dick;
or, The Whale
 (Nueva York, 1851).

Viajero impenitente, llevado por la necesidad, Melville “recorrió el Pacífico y profundizó en él como pocos […]. Nos habla de su propia historia como navegante, experiencia que dio lugar a inolvidables obras, que se contaron, en vida del autor, entre las pocas que le hicieron popular. Nos traslada a los pobladores de esas islas paradisíacas y, antropólogo adelantado a su tiempo, critica el etnocentrismo de los occidentales y la prepotencia que pretendía la superioridad de ‘nuestra civilización’ frente a la de aquellas culturas felices en su sencillez”, como se dice en el prólogo del libro Viajar [3] del que se ha extraído este fragmento.

Melville dejó varias novelas memorables ambientadas en los Mares del Sur: Typee: A Peep at Polynesian Life (1846), Omoo: A Narrative of Adventures in the South Seas (1847), Mardi: And a Voyage Thither (1849), Redburn: His First Voyage (1849), White-Jacket: or, The World in a Man-of-War (1850) y otra de sus obras más significativas, el largo relato Benito Cereno (1855).

Cuando Melville hablaba de ellas, las tierras oceánicas todavía no eran totalmente conocidas por los geógrafos, que a menudo acudían a los relatos de los aventureros, como él mismo, para ir trazando un mapa aproximado de aquella extensa región marítima. De ahí las palabras iniciales de este texto.

Albert Lázaro-Tinaut


Caza de ballenas, según un óleo del pintor inglés Alex Tadyf fechado en 1849.


Los Mares del Sur

En los Mares del Sur se descubren sin cesar nuevas y extrañas islas. Y existen otras, desconocidas, sobre las cuales nuestros mapas son tan vírgenes como el mundo en la época de Platón, cuando las columnas de Hércules eran el límite occidental del universo. Existen en la naturaleza numerosos lugares a los cuales un hombre podría retirarse y vivir, durante años, tan aislado del resto del mundo como un habitante de otro planeta.


Una pequeña isla del archipiélago
de Palau, en Micronesia.


Aquella misteriosa región escondió durante un tiempo a los filibusteros que saqueaban el comercio español y protegió durante varios años a Christian, el rebelde del Bounty [4]. Tras una vida de exilio con el fin de escapar a la ley europea, fue descubierto, encorvado por la edad, en una espléndida colonia rodeado de hijos y nietos mestizos, fruto de sus relaciones con mujeres salvajes en esos bosques siempre verdes, bajo ese cielo siempre sano y en abundancia perpetua de cosechas. En efecto, no es difícil, para un grupo de rebeldes, desaparecer en alguno de esos pequeños mundos, y vivir sin ser descubierto por los navegadores que rara vez llegan más allá de la playa si por azar echan anclas para buscar frutas y agua. Se descubren a veces nuevas colonias de este tipo. […]


Indígenas polinesios a mediados del
siglo XIX. 
(Fuente: blog La fin des temps)

Un grupo de partidarios del Amor Libre de Ohio se planteó instalarse en los Mares del Sur, al igual que los mormones de Salt Lake, que pensaron en estas islas perdidas para crecer y reproducirse. […] Las islas se consideran buenos refugios, con tal que los autóctonos no se opongan a ello. Puedo imaginar, sin embargo, el peligro al que se enfrentan los partidarios del Amor Libre al atracar en las islas de la Polinesia. En cuanto al proyecto antes descrito, el de establecer una colonia de mormones en ciertas islas grandes, para establecer allí sus lazarillos y vivir conforme a sus “instituciones”, los autóctonos resistirían a su injerencia igual que lo hicieron los habitantes de Staten Island con el hospital de la Cuarentena. Si alguien sensato desea apropiarse de una isla deshabitada, adelante, pero no conozco una sola isla habitada, en los cientos de millones de millas cuadradas con las que cuentan los Mares del Sur, de la que esos “filibusteros” no fueran expulsados manu militari por indignados indígenas.


Enfrentamiento de los nativos de Otaheite (Tahití) al explorador inglés Samuel Wallis en 1767, según un grabado de la época.


Mientras nuestros visionarios veían en los Mares del Sur una suerte de Elíseo, los polinesios también tuvieron su sueño, su ideal, su Utopía de Occidente. Del mismo modo que Ponce de León esperaba encontrar en Florida la fuente de la eterna juventud, el místico Kamapiikai abandonó las costas de Hawai, donde su atormentado espíritu le hacía sufrir, con la esperanza de encontrar la fuente de la felicidad y de los seres parecidos a los dioses. Así, navegó hacia el poniente y, como ocurre con todos aquellos que van al Paraíso, todavía no ha vuelto para consolar a la humanidad con sus descubrimientos.


La isla de Maui (Hawai)
en el siglo XIX.

(Fuente: Old-Map-Blog)


Otra extraña búsqueda fue la de Álvaro Mendaña, un audaz capitán español que suscitó en su época tal entusiasmo entre los Dones y las Dueñas de la corte que muchos de ellos se unieron a su expedición. Estaba convencido de poder encontrar el Ofir [5] fenicio del rey Hiram y de poder conseguir más tesoros de los que había necesitado Salomón para embellecer su templo. Al cabo de varios meses de viaje nutrido de esperanzas, no encontraron las minas de Mammon, y el pobre capitán, agonizante, fue sumergido en la soledad de un mar insondable. Sus discípulos volvieron a Perú, fuertemente impresionados por la verdad de estas palabras del rey hebreo: “Vanidad de vanidades, todo es vanidad”. Se bautizó como Salomón a un grupo de islas, en recuerdo de este acontecimiento.

Hay dos lugares en el mundo en los que un hombre puede hacer desaparecer su vida y su hacienda: la ciudad de Londres y los Mares del Sur. Cruzando el Pacífico, es habitual encontrarse con hombres blancos instalados allí de forma permanente, y otros que esperan poder volver algún día. Numerosos navegantes considerados desaparecidos siguen vivos en alguna de las islas de este océano, y eso pese a que algunos de ellos encontraran el reposo en sus tumbas o fueran devorados por los peces.

Vivienda característica de la isla de Guam (Micronesia) a finales del siglo XIX. (Fuente: islasdelpacifico.wordpress.com)

He tenido la suerte de conocer a varios, tras un viaje de cinco largos meses en alta mar, al desembarcar en una isla solitaria en busca de frutas. Los soñadores indígenas se hallaban recostados sobre un talud, con la mirada perdida en la inmensidad, moviéndose apenas de sus esteras cuando llegamos, pues ya habían visto hombres blancos, Y ahí, en esa isla lejana, entre sus sesenta y setenta indolentes habitantes, conocimos a un americano que se había instalado y parecía perfectamente integrado. Lo cierto es que no parecía muy limpio, con su taparrabos y unos pocos jirones de capa que colgaban de sus hombros como señales de angustia; una angustia a la cual, según nos pareció, la diligencia asidua de tres mujeres debería haber puesto remedio –pues el bienaventurado gentleman mal vestido poseía, en efecto, tres mujeres–. Durante nuestra conversación, nuestro respetable exiliado de la civilización dio señales de una inteligencia poco común. Afirmó haber ocupado una cátedra de Filosofía moral en una universidad de su región, que evitó cuidadosamente mencionar. Se hallaba ahora satisfecho con su vida tranquila y ociosa, lejos de los tumultos de la incesante ambición.

Diversas y singulares son las formas en que los marineros desaparecen en los Mares del Sur. Algunos son arrojados al agua, otros son abandonados en la playa por capitanes sin escrúpulos, otros pierden la vida en peleas… Algunos se unen a esta clase de aventureros conocidos bajo el apelativo de “trilladores de arenal”, que infestan las orillas del Pacífico. Esta denominación se da por el hecho de que merodean por las playas y parecen siempre a punto de embarcar o desembarcar, dispuestos a todo: a la guerra en Perú, a la caza de la ballena o al matrimonio con una princesa polinesia. Fueron de los primeros en viajar a California en la época de la fiebre del oro y originaron extrañas anécdotas que fueron publicadas en los diarios. Es, en gran medida, por ellos por lo que se creó allí el Comité de Vigilancia.

Guerreros melanesios en la segunda mitad del
siglo XIX. 
(Fuente: fmnc.forumpro.fr)

He conocido a más de un viejo marinero en los Mares del Sur, quizá no lo suficientemente instruido como para escribir, pero que podría contar sobre estas regiones historias aún más extrañas de lo que ya se ha escrito.
Typee y Omoo no ofrecen más que una ojeada general a excepción, quizá, de aquella parte en la que se describe la larga captura en el valle de Taipi. Si hubiese tenido tiempo, me hubiera gustado relatar una antigua leyenda tradicional polinesia, especialmente dedicada a las mujeres de la audiencia [6], pues se trata de la leyenda amorosa de Kamekamehaha, Tahiti y Otaheite, que fue pronunciada por el rey de una de esas islas y posee toda la belleza, la extrañeza y la audacia de las fábulas griegas.


El océano desde la isla de Taha’a, en el archipiélago polinesio de la Sociedad. (Fuente: Tuswallpapers)


[1] La historia narrada por Melville en esta novela bien pudo inspirarse en la de un cachalote albino, conocido como Mocha Dick, que vivió en aguas del sudeste de Chile a principios del siglo XIX. En la tradición oral mapuche encontramos, en efecto, el mito del “Trempulcahue”, un grupo de cuatro ballenas que llevan el alma de los mapuches que mueren hasta la isla de Mocha. Sin duda, el autor conocía esa leyenda.

[2] Carlos Fernández resume la aventurera biografía de Melville en un interesante artículo publicado en el diario La voz de Galicia, accesible a través de este enlace.
[3] Herman Melville: Viajar. Traducción de Elisabeth Falomir Archambault. Gadir Editorial, Madrid, 2011.
[4] El Bounty era un velero de la armada inglesa cuya tripulación se amotinó en las proximidades de la isla de Tahití en abril de 1789. Esa historia fue recogida por Jules Verne en el relato Les Révoltés de la Bounty, publicado en 1879, y adaptada por otros autores. También fue llevada varias veces al cine.
[5] Ofir es una región mencionada en la Biblia, supuestamente localizada en las tierras orientales del Mediterráneo o en la península Arábiga, famosa por sus inmensas riquezas.
[6] Recuérdese que este es un fragmento de una conferencia; se refiere, pues, a las mujeres que le escuchan.


Clicad sobre las imágenes para ampliarlas.

domingo, 2 de febrero de 2014

((SIN COMENTARIOS))


Viñeta del humorista gráfico argentino Bernardo Erlich (Tucumán, 1963) en la edición del 2 de febrero de 2014 del diario El País de Madrid.


domingo, 26 de enero de 2014

Los pueblos originarios de América enfrentados a los pérfidos intereses de los gobiernos

Manifestación en Chile para reivindicar los derechos de los mapuches.
(Fuente: Radio Macondo)

El transeúnte siente una especial estima por las minorías en general, y las nacionales y étnicas en particular, sobre todo cuando son objeto de vejación y se encuentran sometidas –a menudo por la fuerza de las armas– por los gobiernos de los Estados donde habitan, los cuales utilizan injuriosas mentiras que difunden a través de los medios de comunicación para confundir a la opinión pública (una vieja táctica de la que, como sabemos, se ha hecho uso infinidad de veces a lo largo de la historia).  Por eso quiere publicar el texto que sigue, para que sus lectores sean conscientes de que la información que suele llegarles está distorsionada, y conviene que de vez en cuando salga a la luz la verdad, o al menos se oiga la voz de personas pertenecientes a esas minorías oprimidas.

Aquí va, pues, el texto de una carta del poeta peruano Feliciano Mejía Hidalgo a su amigo, el poeta mapuche (chileno) Cristian Cayupán Mora [1], la tercera que, según dice, le dirige.

 Feliciano Mejía Hidalgo y Cristian Cayupán Mora.

Querido Poeta del Mundo, Araucano y Mapuche:

 “Cayupán, por favor, corrígeme si me equivoco” te decía en mi primera carta y luego te envié una segunda, con fecha 13 de enero, preocupado por ustedes, pues supe –nunca sale nada en la TV o la prensa peruana– por voces amigas que habían enviado unas centenas de carabineros para atacarles y como consecuencia habían sido detenidos hasta 9 niños, ¡hasta un niño de 3 años detenido, preso, por ser Mapuche! Y hace unos días, medio centímetro en un periódico peruano, vi que decía que ustedes habían retomado sus tierras.

Esa carta se perdió, me parece. Pero, buscaré una copia que tengo acá en Lima, y te la haré llegar por otros medios. En esa carta trataba de analizar una parte de lo que ese empresario Piñera, que es Presidente de los blancos y ricos de Chile, dijo.

Los puntos a reflexión eran, dice el Piñera:

- El terrorismo y la delincuencia no van a prevalecer en la Araucanía.
- Vamos a establecer a plenitud el estado de derecho.
- Pequeña minoría, que no trepida ante nada con tal de conseguir sus perversos objetivos.
- Sobre las medidas para frenar  la ola de ataques en la zona.

Piñera adelantó que potenciarán los recursos con el fin de que la ciudadanía no se vea afectada por los eventuales conflictos: “Estamos experimentando un problema de seguridad. Lo que hemos hecho es tomar todas las medidas en materia de aumentar la dotación de carabineros, aumentar equipamiento, aumentar también las labores de inteligencia”.










La bandera 

del pueblo mapuche.


En mi segunda carta, trataba hasta el punto tres. Ahora quiero tratar de ver claro el cuarto punto.

Dice: “Sobre las medidas para frenar la ola de ataques en la zona”. Así decía el Piñera. Y eso ¿qué significa? Lo más importante a resaltar para mí es “ola de ataques en la zona”. Eso no lo dice cualquiera. Eso lo dice el Presidente de un país llamado Chile, que tiene un gran servicio de inteligencia y bastante dinero del Estado y del Gobierno.

Bien. Eso debe ser verdad y me alegro. Pues eso significa que ustedes “atacan”. Eso quiere decir que ustedes, con todas las limitaciones de los pobres e hijos naturales de la tierra, como acá en Perú, están o estuvieron en avanzada. Que la resistencia de siglos que ustedes, Mapuches o Araucanos, en instantes, esa resistencia se convierte en avanzada. Que la resistencia se convierte en ataque.



Detención de un mapuche
por las fuerzas de seguridad
chilenas.
(Fuente: www.lapala.cl)

Y eso en instante delicado para los intereses de los ricos de Perú y Chile: la inminente sentencia del Tribunal de La Haya, de Holanda, que se está usando como asqueroso argumento para acallar a los peruanos (ese es otro asunto, ya te hablaré de ello).

Pero fíjate, cómo serán de sometidos estos Estados de blancos y ricos del Perú y Chile: tienen problemas –a mi ver inventados por ellos para carrera armamentista, para que justifiquen que los países ricos nos vendan más armas– y se van a un tribunal de Europa para arreglar sus cosas. ¿Habrás visto a Estados Unidos resolviendo sus problemas en La Haya? ¿A Francia o Inglaterra arreglando sus diferendos y acatando fallos de Holanda? Eso jamás lo veremos porque esos países son independientes. No nuestro Perú y nuestro Chile actuales. […]

Hace 4 maeses salió la noticia que en Perú compraron tanques modernos, unos cuarenta, de 110 millones de dólares cada uno, y acá, la población se muere de hambre. Y a la semana salió que en Chile compraron unos 100 de tanques similares en calidad y precio.

Pero a los Mapuches les meten palo y lacrimógenas; y a los hombres de Cajamarca en Perú, hace tres días les meten palo, lacrimógenas y balas de caucho, caballería y cercos, por defender sus lagunas sagradas, una de ellas se llama Conga, lagunas que quieren vaciar –son cabecera de cuenca de agua para toda Cajamarca– para poner desechos de una mina que el Estado vendió a una transnacional sin permiso de los hombres de Cajamarca.


Manifestación de indígenas peruanos en defensa 
de sus derechos ancestrales (2009).
(Fuente: EFE / El Mundo)

Fíjate tú. Y, mira, hasta un gordo ex presidente del Perú llamado Allan García, un tipo que está cuestionado pues es autor intelectual de matanzas en los penales de guerrilleros y luchadores sociales rendidos del Perú, y cuestionado por robo de dineros sin cuento; este tipo se atrevió a decir que el país debe ser embanderado el día que el Tribunal de La Haya dé su veredicto.

Qué tal cuajo. Cómo si no supiéramos que exacerbar el nacionalismo a la larga lleva al fascismo. Y eso hacen los tipos de derecha, hacen fascismo y guerra civil, para prevalecer. Pero no nos engañemos. Ese Allan García del Perú no es sino muñecón de un partido peruano, la APRA (dice, como ironía: Alianza Popular Revolucionaria Americana) cuyo fundador, Haya de la Torre, se fue a la Alemania nazi a estudiar los métodos de propaganda de Joseph Goebbels, que aplicó con efectividad en el Perú. Por ello no nos debe engañar eso de embanderar el Perú; llamado que hace este tipo llamado Alan García.

Pero, para no apartarme de la lucha Mapuche o Araucana, en el punto 6, el Piñera también dice: “Estamos experimentando un problema de seguridad”. Eso es muy importante y se debe tomar con mucha seriedad. Que el Presidente de Chile diga eso a causa de las luchas de la Nación Mapuche o Araucana, es peligroso y terrible. Pero es peligroso y terrible para el Estado y Gobierno que oprime y mata de hambre al pueblo Araucano.


Manifestación en Santiago de Chile para reclamar
la libertad de los presos políticos mapuches.
(Fuente: Prensa Indígena, México)

Y yo te digo, querido poeta Cayupán, que me siento orgulloso de ustedes por ocasionar “un problema de seguridad” a los opresores de nuestro heroico pueblo hermano.

Pero no están solos. Así nos pongan fronteras y controles y en los medios de TV, radio y prensa y no sepamos nada de ustedes, y ustedes no sepan nada de nuestras luchas; algo se les filtra cuando nos llaman “terroristas”, “narcoterroristas” u otras palabras que se inventan para insultar nuestras luchas. Ustedes NO ESTÁN SOLOS.

Mira, mi querido poeta Cayupán, hermano Mapuche de la Araucanía. Acá siempre hemos luchado contra el opresor. Desde 1532, a hoy, 19 de enero de 2014, SIEMPRE HEMOS LUCHADO Y NUNCA NOS HEMOS RENDIDO. Y TE PROMETO: NUNCA NOS RENDIREMOS.

Manko Inca luchó 74 años, luego de la llegada de Pizarro y asesinato por estrangulación del Inca Atawallpa, luego que pagara rescate de cuartos de oro y plata. Y Manko Inka nunca fue vencido.


Las fuerzas de Manko Inca enfrentadas a los conquistadores 
españoles durante el sitio del Cusco (1536-1537), según
un 
grabado de la época.

Ya debes conocer sobre la lucha continental de Túpac Amaru II y su hermosa esposa la gran comandante de lucha armada doña Micaela Bastidas Puyucahua –mi paisana abanquina.

Después que botamos a los españoles, lamentablemente con San Martín y Bolívar, con quienes luchamos y dimos nuestra sangre por miles –carne de indio no vale nada, decían, solo para dar de comer a los perros– vino el domino franco-inglés, de 1821 a 1919, y seguimos peleando.

Cayó el dominio mundial de los de Inglaterra, y luego de la segunda guerra mundial, se metieron los norteamericanos acá, a Perú; y hasta ahora siguen matándonos, porque no nos rendimos ni nos rendiremos.

Ni nunca nos engañarán con fronteras, y patria y banderas, que la patria y bandera, acá lo sabemos, es la sangre y vida de nuestros hermanos, y la sangre y la vida no, NO TIENEN FRONTERAS.

Y te digo, mi apreciado Poeta del Mundo Cayupán, que la lucha del pueblo peruano sigue hasta hoy día, y que esa lucha es la de todos los oprimidos de América del sur. Siete regiones del Perú hoy están en Estado de Emergencia, y no es por nada.

Mira nomás, hoy domingo, en el periódico peruano La República, página 14, sección País / Política (antes lo ponían en la sección policial, nomás), sale la noticia titulada: “Sicarios al servicio del narcotráfico siembran terror en el Alto Amazonas”, y subtitulan: “Mafias al descubierto: agentes de Inteligencia PNP (es decir: Policía Nacional del Perú) afirman que obligan a jóvenes a dedicarse al cultivo de la coca”. “El jueves –es decir, hace tres días– 40 mafiosos se enfrentaron a la policía y secuestraron a un agente”.


Indígenas peruanos en actitud de defensa durante el Estado 
de Emergencia decretado contra ellos.
(Fuente: Desde abajo, Bogotá).

Ya te dije: cuando dicen narcotraficantes, narcoterroristas, etc., acá hay que parar la oreja. Allá el Piñera también le dice el mismo libreto: “El terrorismo y la delincuencia no van a prevalecer en la Araucanía”.

Bueno, acá, en esta nota periodística llaman “Sicarios del narcotráfico”. Ojo. El Perú es el primer productor de coca (nuestra HOJA SAGRADA) en el mundo, INSUMO PARA LA COCAÍNA, Y ESE ES UN SERIO PROBLEMA ECONÓMICO PARA EL PERÚ.

Pero hemos aprendido a leer entre líneas. La noticia de La República habla de: “sembrando terror” en el distrito de Santa Cruz en el Alto Amazonas – Loreto, “episodios violentos, registrados el jueves, hombres fuertemente armados abrieron fuego contra un grupo de la DIRANDRO” [2], “los mafiosos retuvieron por casi 10 horas al suboficial PNP Ronald Ríos Romero”. “Pobladores del Valle de Shishinahua y parte del caserío de Santa Gema (dicen gentes) están llegando de otros lugares, vemos que hay mucha gente extraña”.

Que la “DIRANDRO se ha enfocado en frenar a los narcotraficantes, cuya violencia podría ahuyentar a inversionistas y turistas”; que “operaciones policiales y militares son, hasta ahora, infructuosas para acabar con los narcos”; que solo en la cabeza del distrito de Santa Cruz “habría unos 40 sicarios a órdenes del narcotráfico”; que “la población de Santa Cruz, por intermedio de su gobernador, actuaron en forma muy rápida y con su desprendimiento y apoyo, más los refuerzo de la Marina de Guerra (el subrayado lo hago yo) se pudo rescatar al efectivo”. Y que en la zona del valle donde están los poblados de Alianza, Pampa Hermosa y el valle de Paranapura, “en ese valle, muchos indígenas Shawi han sido influenciados por los narcotraficantes”.


 Imagen de la violencia policial contra los indígenas en el norte 
de Perú durante un enfrentamiento que produjo 30 muertos 
y 113 heridos en abril de 2009.
(Fuente: El Universal)

Hasta aquí toda la información dice eso y bien podría ser verdad que se trate de traficantes de cocaína enfrentados contra los “custodios del orden” en Perú.

Pero, mi querido poeta Cayupán. Se les escapa la paloma. Sin querer ellos mismos te dan la información para aclarar las cosas. Dicen: “reconoció el general Vicente Romero, Jefe de la DIRANDRO –reconoció entre otras cosas– que la región Loreto puede convertirse en el nuevo VRAEM”.

Y ¿qué es el VRAEM, mi querido Cayupán? Es una zona de ceja de selva boscosa que antes se llamaba VRAE: Valle de los ríos Apurímac y Ene, que tiene la particularidad de estar enclavado en la zona donde se encuentran las siguientes regiones del Perú: Apurímac, Ayacucho, Junín y Cusco. No es una zona cualquiera. Cito: “La semana pasada hubo dos enfrentamientos armados de unidades militares con los senderistas del VRAE. El primero fue cerca de Rondayacu, en la provincia de Jauja. El segundo cerca a un caserío llamado San Isidro, en la selva alta de Tayacaja”. Es cita de un antiguo artículo aparecido en IDL-Reporteros, artículo del estudioso del fenómeno de la guerra popular en el Perú, periodista Gustavo Gorriti.

Ya todos sabemos que el llamado SENDERO LUNINOSO o SENDERISTAS es el Partido Comunista del Perú, en guerra bélica desde 1980.

Bien. Hace unos años, las fuerzas armadas peruanas y policiales, dirigidas directamente por los Estados Unidos, es decir, con personal norteamericano a la cabeza, decidieron aniquilar esa zona y finalizar la guerra en Perú. (Cada cierto tiempo deciden finalizar esa guerra y cada cierto tiempo dicen que la finalizaron, pero ya van para 34 años que la siguen finalizando.) Y entraron al valle con todo. Hay que puntualizar que en esa zona está Vizcatán, “El Faro”, según la terminología de los guerrilleros del PCP.


Un comando de Sendero Luminoso en las calles de Ayacucho.

(Foto © Gervasio Sánchez)

Entraron. Y ¿qué hicieron los maoístas? Aplicaron lo que ellos llaman CONTRACERCO. Salto de la pulga. Me atacan. Salto y voy a las espaldas de los que me atacan. Y expandieron su radio de acción hasta la zona de Huancayo en Junín, en el valle del Mantaro. A las fuerzas armadas y policiales y agencias de inteligencia del Perú no les quedó otra que agregarle la M de Mantaro, y ahora esa zona se conoce como el VRAEM.

Y ahora, un general del Perú, Vicente Romero, nos dice por el periódico que la zona de Loreto “puede convertirse en el nuevo VRAEM”. Y Loreto es gigante, mi querido Cayupán.

Y ¿para qué te cuento todo esto, mi muy apreciado poeta Araucano?: para decirte que NO ESTÁN SOLOS. Y QUE ESTA LUCHA DE LOS OPRIMIDOS NO VIENE DE AYER. Y QUE LA LUCHA ES CONTINENTAL, EN EL PATIO TRASERO DE LOS NORTEAMERICANOS QUE ES AMÉRICA DEL SUR ENTERITA.

Como parte de la información del periódico, al costado de una foto ponen este título: OCULTAN ARMAS, DROGA Y DINERO EN ‘HUACAS’: “se trata de una especie de búnker subterráneo”… que “les permite ocultar droga, armas de fuego, equipos de comunicación y sacos con dinero… Excavan grandes espacios y construyen pequeños túneles […], luego con mucho cuidado cubren el espacio con compuertas que luego son cubiertas con tierra y la propia vegetación de la zona, dándole un aspecto totalmente natural”.

Y yo me pongo a pensar con sorpresa: ESTOS MAOÍSTAS EN LUCHA ARMADA APRENDIERON BIEN LAS COSAS DE LAS LUCHAS DEL VICTORIOSO PUEBLO DE VIETNAM.

Paro aquí, mi querido Mapuche. Ya es 11h27pm. Tú sabes que trabajo de noche. No debo llegar tarde, porque si no me despiden y entonces, qué como y qué come mi familia.

Un abrazo a la distancia. Si puedes, muéstrales mi carta a otros Mapuches, para que sepan que no están solos. Ojalá no se pierda esta carta.

Mi madre y mis hijos te envían saludos. Mi esposa, cómo no.

Un fuerte abrazo.

Feliciano.

PS. Con el Poeta del Mundo Luis Arias Manzo, a quien de cariño yo le llamo el Kirguise, te envío esta cartita, para que no se pierda. Sabrás disculpar las fallas en la escritura. Feli.

Lima, 19 de enero de 2014.


La bandera mapuche, creada por Jorke Weke en 1992, con
la representación de los elementos simbólicos que la componen.

(Fuente: Fiestoforo)


[1] Cristian Cayupan Mora, poeta del mundo: http://poetasdelmundo.com/detalle-poetas.php?id=7246
[2] DIRANDRO es la sigla de la Dirección Ejecutiva Antidrogas de la Policía Nacional del Perú.


El texto de esta carta ha sido divulgado por la organización Poetas del Mundo en la última edición de su boletín en línea El Manifiesto. Para completar esta información, el transeúnte recomienda la lectura del artículo “Chile: mapuches, ¿los nuevos terroristas?” en Globedia.


lunes, 9 de septiembre de 2013

El particular virtuosismo pianístico de Clara Haskil


Entre una legión de grandes intérpretes del piano que se disputaron los conciertos en todo el mundo durante el siglo XX, Clara Haskil es, seguramente, una de las menos conocidas. Tal vez ello se deba al hecho de padecer una enfermedad limitadora –el trastorno de Asperger, una especie de autismo que condiciona seriamente las relaciones sociales y, por consiguiente, la vida, que le fue diagnosticado a los quince años–, y también al de ser judía en unos momentos difíciles para esa comunidad en gran parte de Europa.

En efecto, Clara Haskil, miembro de una familia sefardí instalada en Bucarest, donde nació el 7 de enero de 1895, fue siempre una persona de trato difícil que se refugió en la música y, a menudo, en la soledad. Su enfermedad fue también un obstáculo para emprender una carrera musical prometedora, sobre todo si se añade que a los 46 años le detectaron un tumor cerebral, del que fue operada con éxito en París, donde residía entonces, y que al cabo de poco tiempo, a causa de la ocupación de la mitad de Francia por los nazis, tuvo que huir, primero a Marsella y luego a Suiza, donde permaneció el resto de su vida amparada por la nacionalidad helvética, que se le concedió en 1945.

Clara Haskil en su juventud.
(Fuente: kaenaree.com)

Gracias al apoyo de su familia, que la envió a Viena para que estudiara en el Conservatorio de la capital austríaca, de algunos de sus maestros y de la protección de los escasos amigos que tenía en el mundo de la música (en particular Winnaretta Singer, princesa de Polignac, que la trató como una madre... y quién sabe si también como amante), superando con una gran fuerza de voluntad su tremendo miedo escénico –una de las consecuencias de la enfermedad que padecía–, consiguió iniciar una brillante carrera pianística. Probablemente, la introspección le ayudó a crear un estilo propio que se manifiesta, sobre todo, en sus particularísimas y extraordinariamente elogiadas interpretaciones de Mozart; demostró el mismo virtuosismo con piezas de Beethoven, Schumann y Scarlatti, entre otros grandes compositores.

Fueron célebres también sus colaboraciones con intérpretes de prestigio, como Isaac Stern, Pau Casals y József Szigeti, y sus actuacions como solista bajo la dirección de Leopold Stokowski, von Karajan, Georg Solti. Rafael Kubelík, Sergiu Celibidache y muchos de los más destacados maestros de la batuta.

Carátula de uno de los discos 
de la pianista, dedicado a Mozart.

Reconocida en algunos países y casi desconocida en otros, Clara Haskill tuvo el infortunio de morir al caer accidentalmente en la estación de Bruselas el 7 de diciembre de 1960. Su discografía, que fue escasa y de poca calidad durante mucho tiempo (eran, sobre todo, grabaciones en directo), ha sido recogida en muy buenas condiciones acústicas por Decca en diecisiete cedés, que recogen magníficas interpretaciones no sólo de sus compositores favoritos (los mencionados Mozart, Beethoven y Scarlatti), sino también de Chopin, Ravel, Falla y Schubert, entre otros.

La tumba de Clara Haskil en el cementerio parisino de Montparnasse. 
(Foto © Ioneleaf, 2007)

Desde 1963, cada dos años se celebra en su honor, en Vevey (Suiza), donde había fijado su residencia, el Concurso Internacional de Piano Clara Haskil.

Podéis escucharla a través de estos enlaces:  

Interpretando a Mozart 

Interpretando a Beethoven 

Interpretando a Scarlatti 

Albert Lázaro-Tinaut


Cartel de la XXIV edición del Concurso Internacional 
de Piano Clara Haskil en Vevey, Suiza (2011).

Este articulo fue publicado originalmente en catalán por la revista digital La Náusea (http://lanauseacatala.blogspot.com.es/2013/09/el-particular-virtuosisme-pianistic-de.html).

Clicad sobre las imágenes para ampliarlas.

domingo, 23 de junio de 2013

¿Qué utilidad tiene la presidencia rotatoria de la Unión Europea?


En tiempos de vacas gordas son posibles muchas cosas, aunque no resulten realmente imprescindibles. Por ejemplo, la institución y el mantenimiento de la presidencia rotatoria de la Unión Europea.

Esta práctica, considerada oficialmente un órgano interno del Consejo de la UE y una responsabilidad institucional, funciona desde 1958; en efecto, entre enero y junio de aquel año Bélgica ejerció la primera presidencia semestral del entonces Mercado Común Europeo, costumbre que se mantiene hasta nuestros días y a la que se han ido incorporando los Estados que pasaban a formar parte de la Unión. Cuando esto se publica, ostenta la presidencia Irlanda, que el próximo 1 de julio pasará el relevo a Lituania.

Imagen coloreada de la firma en Roma del Tratado del Mercado Común
Europeo (25 de marzo de 1957), germen de la actual Unión Europea.

¿Cuál es el papel del Estado que preside durante medio año la UE? Fundamentalmente, organizar y presidir las reuniones del Consejo y resolver los problemas que se presenten en la práctica, con el asesoramiento (o la “asistencia”, según la terminología comunitaria) de un secretario general que suele ser ciudadano de otro país, no del que preside el Consejo.

El transeúnte no se perderá aquí en cuestiones administrativas y legales que forman parte de la enorme maquinaria burocrática de la carísima institución supranacional. Sólo añadirá que por una decisión adoptada en el Acta Final del Tratado de Lisboa (2007), tres años más tarde entraron en vigor unas nuevas reglas que establecían un sistema de colaboración entre tres presidencias consecutivas para formular un programa de trabajo a más largo plazo.

Sede la Comisión Europea, en Bruselas.

Lego en materia jurídica europea, el transeúnte considera que no están los tiempos para gastos probablemente suprimibles, sobre todo desde que el 1 de enero de 2010 empezó a ejercer como primer presidente del Consejo Europeo el hasta entonces jefe del ejecutivo belga Herman A. Van Rompuy. ¿Es realmente necesario que exista, de hecho, esa doble presidencia: la del señor Van Rompuy  y la del representante del Estado miembro que ejerce la presidencia de turno? ¿No sería suficiente la presidencia única, poniendo a su disposición no sólo las tareas de los comisarios, sino también las del Parlamento Europeo, con 754 diputados representantes de todos los Estados miembros?

Sede del Parlamento Europeo, en Estrasburgo.

La UE, con sus contradicciones, sus luchas partidistas internas y su desmedida burocracia (que incluye traductores e intérpretes de y a cada una de las lenguas de los Estados miembros, además de una importantísima legión de funcionarios que viajan constantemente y se instalan en costosos alojamientos) cuesta muchísimo dinero a los contribuyentes. En este sentido, el diario letón Neatkarīgā Rīta Avīzes denunciaba el pasado 10 de junio que cuando a Letonia le corresponda asumir la presidencia rotatoria (prevista para el primer semestre de 2015), el país gastará en seis meses unos setenta millones de lats (alrededor de cien millones de euros al cambio actual). [1]

En un breve pero concienzudo análisis, quien firma el artículo (el periodista Juris Paiders) se pregunta, no sin cierta ironía, si Letonia contribuirá acaso a cambiar las cosas en la Unión, y dice que con ese dinero su pequeño país podría prestar una ayuda muy necesaria a los agricultores, construir una nueva biblioteca nacional, salvar a alguna gran empresa industrial que se encamina hacia la quiebra o crear nuevos puestos de trabajo para los 102.000 desempleados registrados ahora mismo en las oficinas de paro de Letonia (que no son poca cosa en un país de poco más de dos millones de habitantes).

Sede del Banco Central Europeo, en Fráncfort.

La cuestión no es trivial, y debería hacernos reflexionar (o más bien debería hacer reflexionar a la clase política europea) sobre los descomunales gastos que origina la Unión, en los que no parece que se produzcan recortes significativos. Gastos que, huelga decirlo, pagan los contribuyentes de cada Estado en función de diversos parámetros, empezando por los sueldos y las dietas de los eurodiputados y sus constantes desplazamientos, generalmente en avión y muchas veces en clase preferente. Quizá no fuera mala idea sacar más partido a las nuevas tecnologías y usar, por ejemplo, las videoconferencias para realizar muchas de las reuniones, lo cual evitaría tantos viajes.

Sede del Tribunal de Cuentas de la Unión, en Luxemburgo.

El transeúnte no tiene los elementos de juicio necesarios para denunciar estas situaciones, pero las apunta porque su olfato le dice que, seguramente, hay muchos intereses detrás de tanto gasto y de las elevadas sumas de dinero que probablemente se dilapidan a espaldas del ciudadano comunitario. De ahí la legítima sospecha de que la denominada “crisis económica” ha sido concebida en este mundo tan globalizado para empobrecer a la parte más débil de la sociedad y, sin duda, para beneficio de unos miles de privilegiados.


Quizá estas cuestiones puedan ser rebatidas con argumentos creíbles: sería deseable. En cualquier caso, si a alguien le apetece entrar más profundamente en materia tiene a su disposición un estudio de Covadonga Ferrer Martín de Vidales, formulado desde el punto de vista jurídico, publicado por la ECSA (European Community Studies Association) que se puede leer aquí.

Albert Lázaro-Tinaut

[1] Está previsto que Letonia adopte el euro como unidad monetaria en 2014.