sábado, 14 de marzo de 2020

BAJO OTROS CIELOS



Reproducimos un comentario y una entrevista sobre el proyecto poético-geográfico Bajo otros cielos, publicados en el periódico latinoamericano de cultura Por naturaleza propia.

Hace pocos meses asomó a la red una nueva página titulada “Bajo Otros Cielos”, presentada como “un recorrido poético por la geografía”: hasta día de hoy ha publicado más de 300 poemas originales en lengua española y traducidos. Los poemas van ilustrados con una fotografía o una reproducción de arte elegida con buen criterio.

Es genial descubrir en esta página traducciones de literaturas poco conocidas: India, China, Armenia, Islandia, Chipre, Macedonia, Albania, las Repúblicas Bálticas, incluso los países de Escandinavia, por ejemplo, riqueza que los buenos lectores de poesía deben apreciar.

Esta iniciativa solamente merece elogios. Ojalá los responsables de esa hermosa página tengan energías para mantenerse y que “Bajo Otros Cielos” consiga la difusión que merece.

Se accede a la página por el link https://bajootroscielos.blogspot.com/.

Julio P. Orgaz

Entrevista a Albert Lázaro-Tinaut, uno de los promotores de la idea

Por Julio P. Orgaz


P. Hablan ustedes de “proyecto”, palabra que en estos días define muchas iniciativas culturales. ¿Cómo surgió ese diseño?

R. El origen de la idea es lejano en el tiempo, fue una propuesta de la amiga chilena Carmen, exiliada en Venezuela desde 1974 (no quiere revelar sus apellidos por razones que respeto). Carmen, debido a su situación, bastante precaria, no ha podido realizar su sueño juvenil de viajar, recorrer mundo, y como persona apasionada por la poesía (la escribe y la firma con un seudónimo) pensó que se podía “viajar a través de los versos” y las imágenes inspiradas en ellos. Me envió un esquema de lo que proponía y me pidió que la ayudara a emprender el proyecto. Por circunstancias diversas, no pude hacerlo en su momento, y han pasado varios años desde entonces.

P. ¿Partían ustedes de una selección de poemas o tuvieron que empezar de cero?

R. Con la concepción de la idea Carmen había seleccionado material poético sin un criterio definido más que el de la localización geográfica. Partimos, en parte, de aquella selección, pero antes de hacer público el proyecto la revisamos a fondo y nos pusimos a buscar otros poemas. Por mi parte, desempolvé muchos libros, algunos olvidados, de mi biblioteca personal, y ella hizo otras sugerencias. Tardamos más de tres meses en reunir lo necesario para lanzar el blog con garantías y lo abrimos en noviembre de 2019 con un bagaje que nos parecía suficiente, aunque con el propósito de persistir activamente en la búsqueda de nuevos poemas. Al principio fue fácil, pero cuando empezaron a agotarse nuestros recursos personales tuvimos que buscar otros y navegar intensamente por internet. Contamos, además, con la generosa colaboración de personas amigas que nos proporcionaron poemas y, sobre todo, contactos. Todavía lo hacen. Mientras tanto se unieron al proyecto otros dos redactores.

P. Predomina la poesía española y latinoamericana…

R. Es lógico que hayamos recurrido a lo más próximo, por la facilidad que ello supone. Sin embargo, yo mismo, como traductor de poesía, quise introducir a poetas en otras lenguas y, en la medida de lo posible, de autores pertenecientes a culturas poco difundidas entre nosotros. En ese intento también conté con la colaboración de algunas amistades pero, sobre todo, empecé a recorrer bibliotecas públicas a la “caza” de nuevos ejemplares… Esa tarea ha dado muy buenos frutos.

P. He visto que usted mismo es autor de varias versiones.

R. No tantas. Mi aspiración era traducir a más poetas, pero la realidad se impuso: en poco tiempo el proyecto adquirió unas dimensiones que no imaginábamos, lo cual originó una carga de trabajo considerable: transcribir poemas, atender a una correspondencia cada vez más intensa, a medida que Bajo otros cielos se iba dando a conocer, sobre todo en algunos países americanos. He de decir que la respuesta ha sido entusiasta, a veces demasiado, y eso asusta un poco, especialmente cuando de lo que se trata es de disfrutar y no de estresarse.

P. La ilustración de los poemas me parece uno de los activos destacables del proyecto: ¿cómo consiguen las imágenes, siempre imágenes muy adecuadas para los poemas?

R. Debo reconocer que es la tarea más laboriosa, pues los poemas vienen dados y, salvo alguna excepción, los recibimos sin ilustración o con fotografías de escasa calidad. De la búsqueda y selección de imágenes me ocupo personalmente, porque es algo que me apasiona; de hecho, me habitué a ello profesionalmente, cuando trabajaba como editor. Internet es una fuente casi inagotable de imágenes, pero tiene el inconveniente de que muchas no son de libre disposición. Reproducimos las disponibles, y siempre que la conocemos citamos la fuente. Que nuestro proyecto no tenga ánimo de lucro facilita mucho las cosas.

P. ¿Cuál es el ritmo de publicación de los poemas?

R. Al principio cometimos la locura de nutrir el proyecto con muchos poemas, hubo días en que publicamos seis o siete. Quizá fuera necesario para darle cuerpo. Luego fuimos reduciendo las dosis diarias a tres o cuatro, y actualmente solemos publicar dos poemas cada día, algunos días incluso tres. De momento pensamos mantener ese ritmo.

P. ¿Se puede contabilizar el número de lecturas de cada poema?

R. Hasta cierto punto. Quedan registradas las visitas a los poemas que “se abren”, es decir, a aquellos a los que los lectores acceden expresamente desde el índice o desde un enlace directo, pero no a los que encuentran al entrar en la página. Hemos comprobado la importancia de la difusión de los poemas por sus autores, pedimos que los divulguen a través de las redes sociales y de sus blogs, y quienes lo hacen reciben más visitas que los otros. Son muchos los autores y colaboradores fieles que se comprometen con el proyecto y lo difunden.

P. ¿Y el número total de visitas?

R. Eso sí, y su procedencia. Durante las primeras semanas nos desalentaba un poco la escasez de visitas, pero era lógico que fueran pocas teniendo en cuenta que el proyecto apenas se había difundido. Poco a poco fueron en aumento, y ahora mismo se sitúan entre las 100 y las 300 diarias, que no está mal tratándose de algo tan escasamente reconocido como la poesía… Las visitas proceden mayoritariamente de España y de varios países latinoamericanos, pero también las hay, y no pocas, de los Estados Unidos y Canadá, de países europeos y, esporádicamente, de otros continentes. En este sentido podemos sentirnos satisfechos.

P. ¿Qué repercusiones públicas ha tenido el proyecto?

R. La verdad es que pocas, más allá de las que ha habido en blogs y a través de las redes sociales, particularmente de Facebook, donde algunas personas han comentado nuestra tarea. Esta es la primera reseña importante que tenemos, y agradecemos que hayáis valorado tan positivamente el proyecto. Sin embargo, el boca a oído ha funcionado bastante bien, no solo por lo que se ha transmitido, como he dicho, en blogs y redes sociales, sino también por la voluntad de muchas y muchos poetas de dar a conocer nuestra labor a amigos y conocidos. Incluso personas que no escriben poesía han actuado como generosas portavoces.

P. Son cuatro redactores: ¿opinan los cuatro sobre los poemas antes de publicarlos?

R. Sí, siempre. Es un compromiso que adquirimos desde el primer día. Cuando llega o se propone un poema nuevo, lo recibo yo (en cierto modo he asumido la tarea de “jefe de redacción”) y lo reenvío inmediatamente a los otros tres redactores. Solemos ponernos de acuerdo, pero a veces hay discrepancias y se produce un pequeño debate (siempre a través de internet, pues nos separa a todos la distancia). Desde que hemos decidido ser más exigentes en la selección, lo cual no significa que publiquemos solo excelentes poemas, hemos de debatir menos. En caso de discrepancias severas, de las que se han producido poquísimas, pedimos opinión a otras personas que se han ofrecido generosamente a colaborar. En todo caso, la relación entre los miembros de la redacción (dos mujeres y dos hombres) es fluida y muy cordial.

P. Me comentó que intentan equilibrar el número de autores masculinos y femeninos.

R. Fue uno de los “propósitos fundacionales”, pero ese equilibrio entre poetas hombres y mujeres poetas está resultando difícil: la naturaleza del proyecto, que exige la localización geográfica de los poemas, hace que encontremos más poetas hombres que mujeres, quizá porque ellas tienden al intimismo. Por otra parte, hay muchos y muchas poetas que jamás han localizado geográficamente un poema, lo hemos comprobado al revisar su poesía completa, por ejemplo. Es una dificultad añadida, pero ya éramos conscientes de ello, y nos sorprende incluso haber conseguido tantas composiciones “localizadas”.

P. ¿Qué dificultades suelen encontrar?

R. Todo proyecto tropieza con algunas dificultades, es inevitable. Las más frecuentes tienen que ver con la comprensión de las características del nuestro: solemos establecer un límite de versos, alrededor de treinta, y a veces recibimos auténticos poemas río; también nos llegan poemas con localizaciones genéricas, que no se ajustan a los criterios: el bosque, el mar, las montañas… Repetimos hasta la saciedad que las localizaciones han de poder encontrarse en un mapa, pero observamos cómo bastante gente no se toma la molestia de leer detenidamente las instrucciones (que son breves y claras), y suelen ser quienes más protestan cuando se les rechaza un poema. Es una realidad algo decepcionante y una pérdida de tiempo, ya que, por principio, se responde a todas las propuestas.

P. He observado que algunos autores se repiten.

R. Sí, aunque sin abusar de ello permitimos que se puedan publicar, con un cierto lapso temporal, poemas de un mismo o una misma poeta. También se repiten localizaciones, por supuesto, incluso nos parece positivo ofrecer visiones y percepciones distintas de una misma ciudad o un mismo lugar. Lógicamente, hay localizaciones favoritas: París, Nueva York, Lisboa, Roma, Venecia, Madrid, Buenos Aires… También evitamos repetir lugares en poco espacio de tiempo, procuramos alternar.

P. Gracias por haber respondido con tanta claridad a las preguntas.

R. Gracias a vosotros por haber tenido la voluntad y la amabilidad de dar a conocer nuestro proyecto a un ámbito mayor de poetas y lectores.

3 comentarios:

Felipe Sérvulo dijo...

Un placer surcar "Bajo otros cielos" y "Transeúnte..."

Mercedes Ridocci dijo...

Enhorabuena por este nuevo proyecto y gracias por hacerme partícipe de él.

Albert dijo...

Gracias por vuestros comentarios, Felipe, Mercedes, y por confiar en este proyecto, que crece todos los días.