martes, 9 de octubre de 2012

En la muerte del pintor bosnio Mersad Berber (1940-2012)



Cuando en el otoño de 2008 el transeúnte visitó una pequeña galería de arte en Sarajevo, instalada precariamente por una pareja de franceses, éstos le mostraron reproducciones fotográficas de quienes consideraban los mejores artistas contemporáneos de Bosnia-Herzegovina. Entre ellas había delicadas acuarelas de paisajes idílicos, obras de factura clásica inspiradas en la vida tradicional del país durante la época otomana –que hubieran podido pasar muy bien por pinturas románticas–, atrevidas realizaciones vanguardistas en las que predominaban los colores intensos, algunas muestras de arte naif… Pero los ojos del transeúnte se fijaron sobre todo en unas pinturas y unos grabados que mostraban una personalidad propia y ponían de manifiesto mucho oficio.

Belleza.

Los jóvenes galeristas le dijeron que, de algún modo, actuaban como marchantes de los artistas del país, a falta de estructuras comerciales organizadas, y que podían ponerlo en contacto con cualquiera de aquellos creadores. Cuando el transeúnte se interesó por los precios de las obras, se dio cuenta de que lo habían confundido con algún adinerado coleccionista, pues hablaron de cifras que, para aquel entonces y en aquellas tierras, eran totalmente desproporcionadas. Sin embargo, volvió a ojear aquellas imágenes que lo habían fascinado por la equilibrada combinación de colores, la serena belleza de las mujeres representadas y la curiosa presencia en muchas de ellas de caballos; preguntó cuál era el nombre del artista, se lo dijeron, pero no tuvo la precaución de anotarlo: en cualquier caso, aquellas obras no estaban al alcance de su bolsillo.

Composición en gris

Flora el blanco I

Anteayer, 7 de octubre, murió precisamente el autor de aquellos cuadros, y al ver escrito su nombre le resultó lejanamente familiar a este transeúnte. Cuando lo introdujo en Google rememoró de inmediato aquel atardecer en Sarajevo: efectivamente, el nombre olvidado del artista era Mersad Berber, uno de los pintores figurativos más celebrados de la antigua Yugoslavia y de la actual Croacia, nacido en la localidad bosnia de Bosanski Petrovac, no lejos de la frontera croata, el 1 de enero de 1940, y últimamente figura prominente del arte bosnio, pese a residir en Zagreb desde 1992, cuando en su país estalló la guerra.

En rojo II

Ni siquiera se enteró este transeúnte de que pocos meses después, entre marzo y mayo de 2009, en el CaixaForum de Barcelona se presentó una exposición retrospectiva de su obra compuesta por sesenta pinturas, que luego se mostraría en Palma de Mallorca hasta octubre de aquel año. Pero no fue sólo esa la relación artística de Berber con España: en 2004 ya había presentado una exposición en el Centro Cultural Caixanova de Vigo; en 2005, otra en “El Claustre” de Girona; y en 2008 una tercera en la Galería Mada Primavesi de Madrid.

Mujeres de San Petersburgo

Le sorprende, pues, la noticia de su muerte en la capital croata a la edad de 72 años; y le sorprende, además, que fuera un artista internacionalmente reconocido, premiado en numerosos países y con obra integrada en algunas de las más prestigiosas colecciones del mundo, como la de la Tate Gallery de Londres. Por otra parte, desde la década de 1970 expuso en varias ciudades de Italia, Alemania y los Estados Unidos, y más tarde en Brasil, Egipto, la India, Indonesia, Japón, Turquía, los Emiratos Árabes, Rusia, Suiza, Bélgica, los Países Bajos y el Reino Unido, además de en su Yugoslavia natal, en Sarajevo y en la Croacia independiente.

Vista desde Dubrovnik I

Vista desde Dubrovnik IV

Berber se formó artísticamente en la Academia de Bellas Artes de Liubliana (Eslovenia, entonces integrada en la República Socialista Federativa de Yugoslavia) e inició su carrera pictórica como autor de obras historicistas, que recorrían la memoria de su país y de Croacia desde la Edad Media hasta el siglo XX, inspirándose estéticamente en algunos de los grandes pintores europeos de todas las épocas, muchos de los cuales han dejado huella en su estilo: Paolo Uccello, Van der Weyden, Durero, Rubens, Rembrandt, Vermeer, Velázquez… En ellas ya mostraba, sin embargo, su personalísima concepción de la pintura que, aunque fue evolucionando, se encuentra todavía en sus obras más recientes. Trabajó también como ilustrador de libros y creador de decorados teatrales en Liubliana, Zagreb, Sarajevo y Washington, e hizo incluso alguna incursión en el mundo de los dibujos animados.

Memoria de Bosnia I

La infanta Margarita en Sarajevo

Sin duda, sus extraordinarias condiciones para el dibujo fueron el secreto de la fascinación de las obras de Berber. Así lo hizo notar el célebre crítico de arte, poeta y escritor británico Edward Lucie-Smith: “Probablemente, lo primero que salta a la vista en la obra de  Mersad Berber es su asombrosa habilidad como dibujante. Berber dibuja con una fluidez y confianza que ya han desaparecido casi por completo en el arte de la Europa occidental y los Estados Unidos. Sus formas tienen una plenitud y solidez que pocos artistas son capaces ahora mismo de imitar”. Lucie-Smith resalta también, como segunda cualidad, su admirable capacidad para trabajar las texturas.

Perfil renacentista II

Quede aquí, pues, un recuerdo para un artista ilustre, con varias reproducciones de obras suyas recientes. Se pueden encontrar más datos biográficos suyos y una galería virtual de su obra en su página web oficial.


Clicad sobre las imágenes para ampliarlas.

21 comentarios:

fus dijo...

Creo que es una gran perdida para el mundo de la pintura, me han gustado mucho .

un abrazo

fus

Antonio Arroyo Silva dijo...

Un gran pintor sin duda, que le deja este gran legado a la humanidad.
Un abrazo.
Antonio.

Plaquettes de poesía dijo...

fus, Antonio: gracias por vuestros comentarios. En todo caso, y pese a ser un buen artista, fue también un gran desconocido en el gran mundo del arte (o, al menos, el que mueve el dinero).

covnitkepr1 dijo...

I write and maintain a blog which I have entitled “Accordingtothebook” and I’d like to invite you to follow it.. I’m your newest follower.

Juan Antonio Torron Castro dijo...

Muy buen artículo como siempre, gracias por esta continua información de gran valor. Sí, una pena que exista gente de tanta valía y que no se les conozca, casi.

Un saludo.-

Plaquettes de poesía dijo...

Gracias, Juan Antonio. Intento llamar la atención sobre valores culturales poco conocidos para mostrar que en todas partes surgen artistas (en el sentido más amplio de la palabra) de valía cuya obra raramente nos llega. Al margen de que guste más o menos, la pintura de Berber es una aportación importante al arte europeo
contemporáneo y merece ser difundida.

Carlos de la Parra dijo...

El artista no siempre es reconocido en su propio tiempo.
Y en todo caso no es la meta principal lo que cuenta, sino el resultado.
Me gustó mucho la fusión de estilos clásicos y modernos.
éste maestro debió haber viajado más; bien dicen que nadie es profeta en su tierra.

Angel Guinda dijo...

Gracias, maestro Albert, por este descubrimiento. Mis ojos ven mejor el mundo, incluso más amable, tras contemplar los cuadros inefables de Mersard Berber.

José Antonio Fernández dijo...

Gracias, Albert. El artículo es estupendo. Se aprende mucho pasando por este otro mundo algo más desconocido, para mí al menos, que nos presentas.

Cesc Fortuny i Fabré dijo...

Impresionant aquest cavall del "Perfil Renacentista II"
Gràcies!!!

Plaquettes de poesía dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Me alegra haberos ofrecido algo nuevo para la mirada.

nury dijo...

Grande, sin duda. Los rostros y los personajes nos recuerdan a los grandes clásicos, sin embargo la composición de los cuadros es muy moderna. Me resulta una combinación fascinante.
Muchas gracias por mostrarlo.
Saludos.

The Traveler dijo...

Precisamente, como digo, este pintor se inspiró en los clásicos, pero supo dar a sus obras un toque muy personal que las caracteriza. Cierto toque de abstracción, incluso, en lo figurativo.
Gracias a ti por tu comentario.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por compartir este post. Interesante conocer sobre este maestro que tan bien se destaca en el dibujo.

Un abrazo.

Andri

Anónimo dijo...

Querido Albert,
No conocía este pintor. Es maravilloso. Me he quedado fascinada por su obra. Gracias por dárnoslo a conocer. Creo que voy a escribir un texto, inspirándome en una de sus obras. Un pequeño homenaje póstumo. Me da pena conocer su obra a raíz de su muerte.
Un cordial saludo,
Anne

Albert dijo...

Andri, Anne: gracias por vuestros comentarios. El mundo de la cultura es tan vasto que no podemos abarcarlo todo.
Imaginaba que te fascinaría, Anne, como me fascinó a mí hace cuatro años. Debí haber seguido su huella, fue un error no tomar nota de su nombre..., pero cuando se viaja con intensidad son tatas las cosas que llaman la atención que no se puede estar en todo. Creo haber reparado aquel despiste con este pequeño homenaje. Ojalá que las pinturas de Berber te inspiren alguno de tus maravillosos y poéticos textos.

el viajero impresionista dijo...

Hola Albert
Su obra tiene algo distinto (el famoso nosequé)y, sí, se nota que era un gran dibujante.

He visto cuadros de un artista georgiano con un aire (el caballo era onmipresente en su obra).

Un saludo.

Albert dijo...

¡Hola, Viajero!
Fue un gran artista, pero la llamada "crítica" occidental, que suele ir a lo fácil o se dedica a los amigos y a lo más experimental, no parece haberle hecho mucho caso.
Lo de los caballos sí que es curioso. La verdad es que en los Balcanes es un animal más habitual que por aquí, donde casi ha desaparecido del paisaje rural. En el Cáucaso también debe de ser normal ver caballos en el campo. Además es un animal que se usa con frecuencia en las clásicas clases de dibujo.
Saludos y gracias por tu comentario.

Juan Antonio Torron Castro dijo...

Muchísimas gracias por darnos a conocer a estas personas tan "especiales", tienen un verdadero DON. Lo que no estoy mucho de acuerdo es que por regla general, los conocemos cuando han fallecido. Lástima.
Saludos.-

Albert dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

[url=http://www.microgiving.com/profile/ribavirin]buy virazole online
[/url] purchase virazole
buy ribavirin
copegus 200 mg online