domingo, 11 de septiembre de 2011

La doble (y sin embargo única) personalidad poética de Anne Fatosme


El título con el que el transeúnte presenta a Anne Fatosme y su poesía resulta contradictorio a primera vista, sobre todo si no se explica. La duplicidad se debe al hecho de que escribe paralelamente en dos lenguas: su francés materno y, sobre todo, el español, cuyos entresijos conoce a la perfección y que ha adoptado como medio de expresión literario. “Lo que me parece más relevante e interesante de mi recorrido vital es que escriba en español, lengua en la que me desenvuelvo más a gusto que en mi lengua natal –afirma ella misma–. Pero el idioma no es más que una herramienta: lo que importa es lo que uno lleva dentro”. 

Nacida en Saint Lô, Normandía, en 1952, Anne Fatosme suele pasar los veranos en una preciosa localidad de su región natal, Fermanville, muy cerca de Cherburgo, esa ciudad que tan famosa se hizo en la década de 1960 –aunque ya resulte un tópico– por aquel bello filme musical de Jacques Demy titulado, precisamente, Los paraguas de Cherburgo, protagonizado por una entonces jovencísima y ya espléndida Catherine Deneuve. 

El pequeño puerto de Cap Lévi, en Fermanville.
(Fuente: Maurtimer, http://maurtimer.wordpress.com/2010/02/14/fermanville/)

Desde allí Anne se asoma a las aguas del canal de la Mancha. “El mar es un elemento vital sin el cual sería un puzle sin completar”, ha escrito en algún sitio. Ese mar que ha inspirado a tantísimos poetas y al que tan bien cantó Charles Trenet: La mer / qu'on voit danser le long des golfes clairs / a des reflets d'argent. / La mer / des reflets changeants / sous la pluie... (abrid un breve paréntesis y escuchadlo aquí).

Anne Fatosme, adolescente, 
disfrutando del mar en 
su Normandía natal. 

Sin embargo, Anne vive en Madrid desde hace cuarenta años: llegó para asistir a un curso de literatura española en la Complutense, paso previo para inscribirse en la escuela de idiomas de Ginebra, que era su pretensión; pero el amor pudo más que el futuro que se había trazado, y a los 19 años se casó con un español, tuvo cuatro hijos, se dedicó al cuidado de su familia y, al mismo tiempo, a su trabajo profesional como decoradora: el arte es otra de sus pasiones. 

Madrid no se asoma al mar, como su tierra natal, a la que se siente muy vinculada; Madrid se asoma a otro azul, el del cielo de la meseta castellana. Ya lo dice la expresión popular: “De Madrid al cielo, y en el cielo, un agujerito para verlo”; bien opuesta al “From Berlin to Hell” –‘De Berlín al Infierno’– con que algunos soldados aliados se referían despectivamente a la capital del Tercer Reich. Y esta alusión no es gratuita: viene a cuento porque fue precisamente en las costas de Normandía donde el 6 de junio de 1944 se produjo el desembarco decisivo (el día D, “el día más largo”) con el que llegaría, al fin, la paz a Europa tras el más brutal de los conflictos que ha sufrido jamás el continente. 

Poco añadirá el transeúnte a la biografía de Anne Fatosme: su padre era arquitecto y participó activamente en la resistencia durante la liberación de Francia, por lo que ocupó un cargo honorífico en la prefectura de Saint Lô; luego, su familia se trasladó a Caen (capital de la Baja Normandía) y ella estudió en el Lycée de jeunes filles de aquella ciudad, donde recibió, como dice, “una educación liberal... para la época”. Ya en su madurez intelectual, animada por el gusanillo de la escritura que ha llevado siempre dentro (es una gran lectora, y afirma que debe a su madre el amor por la literatura), cursó tres años en la Escuela de Letras de Madrid y más tarde siguió algunas asignaturas en la Escuela Contemporánea de Humanidades. 

La bambina in azzurro ('La niña de 
azul', 1918), de Amedeo Modigliani, 
una de las pinturas que más le gustan 
a Anna Fatosme, según confiesa.

Sin duda, mucho de la trayectoria personal de Anne Fatosme tiene que ver con la poesía que ahora nos regala en su primer libro, Soliloquio en blanco y negro,* un poemario bilingüe, en español y francés, donde demuestra que ha dejado de ser la promesa que se adivinaba en los relatos –siempre muy poéticos– que iba publicando y publica todavía en su blog. Demuestra, sobre todo, que ha superado su timidez inicial, que la encorsetó hasta que se dio cuenta de que la literatura es un excelente recurso para la liberación personal, y ahora saca de dentro incluso lo más íntimo a través de ese “otro yo” a veces tan difícil de descubrir y adiestrar. Así pues, se manifiesta en este libro como una mujer audaz, extravertida, que suelta, para dejarlos volar, sus sentimientos y sensaciones y los hace encajar en una poesía no sólo atractiva, sino con unos valores literarios más que notables. La mejor prueba de ello es el primero de los tres poemas reproducidos a continuación: no es únicamente una declaración de intenciones, sino una intrépida toma de posición como poeta. 

Absolutamente recomendable, pues, este poemario de Anne Fatosme, del que hay que valorar, además, la elegante cubierta ilustrada con una fotografía de Juanjo Fernández. 

















Tres poemas de Anne Fatosme 


Olvidar el encierro, 
el olor a naftalina, 
la hipnosis de las agujas. 
Dejar de pisotear 
el horizonte pelado 
de la punta de mis zapatos. 
No esconderse más en la oscuridad, 
dejar de rozar sus paredes, 
no frotarse más a sus larvas. 
Dejar de temblar de frío, 
arrancar los clavos, 
abrir la tapa a puñetazos, 
oler la vegetación, y, como ella, 
sobrevivir, blindada de indiferencia. 

[Oublier la réclusion / l’odeur à naftaline / l’hypnose des aiguilles. / Arrêter de piétiner / l’horizon pelé / du bout de mes chaussures. / Ne plus chercher l’obscurité des caves, / ne plus raser leurs murs, / ne plus me frotter aux larves. / Arrêter de trembler de froid, / arracher les clous, / ouvrir le couvercle avec les poings / sentir la nature, et comme elle, / survivre, blindée d’indifférence.] 


En el seno de mi cuarto oscuro, 
te revelo. Naces y te yergues 
en el fondo de mi cubeta. 
Te ahogas, desapareces, 
te retengo con mis brazos, 
te araño con mis uñas, 
labro tu cuerpo, 
siembro en tus surcos 
racimos de glóbulos rojos. 

[Au sein de ma chambre noire / je te développe. Tu renais / dans le fond de mon bac. / Tu te noies, tu disparais, je te retiens avec mes bras, / je te griffe avec mes ongles / je laboure ton corps, / et sème dans tes sillons / des grappes de globules rouges.] 


Cuando me quedaba dormida, te tumbabas a mi lado. Acoplabas tu cuerpo al mío, me besabas allí donde nace mi nuca. Tus manos volaban sobre mi piel, brillaban en el sol del atardecer, se sumergían en mí, salpicadas de deseo. 

Me devorabas, masticando mis besos, tus manos se multiplicaban, esculpiendo nuevos contornos, aristas desconocidas donde gemía mi ser vaciado de la sangre que hinchaba tus venas. 

Aferrada a tu espalda, te pegabas contra el arco de mi cuerpo. Abríamos los ojos… millares de mariposas deslumbradas por la luz aleteaban en el extravío de nuestras miradas.

[Lorsque je m’endormais, tu t’étendais à mon côté. Tu ajustais ton corps au mien, tu m’embrassais là ou il nassait ma nuque. Tes mains volaient sur ma peau, brillaient dans le soleil couchant, plongaient en moi, éclaboussantes de désir. / Tu me dévorais en mâchant mes baisers, tes mains se multipliaient, sculptant de nouveaux contours, dans les recoins inconnus où gémissait mon être vidé du sang qui dansait dans tes veines. / Agrippée à ton dos, tu te collais contre l’arc de mon corps. Nous ouvrions les yeux… des milliers de papillons affolés de lumière battaient des ailes dans nos regards éperdus.] 


* Anne Fatosme: Soliloquio en blanco y negro / Soliloque en noir et blanc. Editorial Visión Libros, Madrid, 2011. 86 páginas. ISBN 978-84-9983-847-2. El libro, de precio muy asequible, se puede comprar por internet a través de este enlace: 
http://www.visionlibros.com/detalles.asp?id_Productos=11039

Haced clic sobre las imágenes para ampliarlas.

34 comentarios:

el viajero impresionista dijo...

Hola Albert. Gracias por acercarnos otra interesante personalidad, fuera de círculos mediaticos lo que la hace aún más interesante. Otro ejemplo de asimilación de culturas entre vecinos, nunca son suficientes poara mí. Una referencia más anotada para futuras lecturas(la portada del libro una obra en sí misma). Saludos

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

No te arrepentirás, Viajero impresionista. Tienes mucha razón: la cultura es una, por encima de lenguas e ideologías (salvo si éstas son extremas y quieran imponer la "suya"). Anne Fatosme es un ejemplo muy digno de superación de fronteras, físicas y mentales, y, además, una buena poeta y una persona con un gusto exquisito; como dices, la cubierta del libro es una agradable invitación, añadida, a leerlo. Si no fuera lo que es, no le hubiera prestado la atención que le presto en esta bitácora.
Gracias por tu visita y tu comentario.

Anne Fatosme dijo...

Estimado Albert,
Recién llegada a Paris, abro mi ordenador y me encuentro con tu post! No es una sorpresa, à proprement parler, ya que te dí unos datos míos y unas fotos pero...la ilusión es inmensa! Has sabido resaltar en mi biografía datos que me son queridos y poner como música de fondo la canción de Trenet, La mer,verdadero himno familiar! Al fín que nunca sabré como agradecerte la generosidad de tu escrito teñido de sensibilidad.
Un cordial y emocionado saludo,
Anne

Anne Fatosme dijo...

Se me olvidaba un dato muy importante, la cubierta realizada por mi amigo, Juanjo Fernandez es una maravilla!

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Estimada Anne: Sabes muy bien, aunque seas modesta, que merecías este reconocimiento. Si te ha hecho ilusión, me alegro casi tanto como de haber difundido tu poesía. Y, por supuesto, hay que destacar la cubierta de Juanjo Fernández, como te habrás dado cuenta que he hecho. Es una magnífica cubierta que protege un excelente contenido. Y no lo digo sólo por decir, o sea que no es solamente un halago.
Un abrazo cordial.

Cesc Fortuny i Fabré dijo...

Quina gran sorpresa!!! magnífica.

Juanjo Fernández dijo...

¿Porqué será que no me canso de leer los poemas de Anne? Es un placer leer tu entrada, Albert, que me ayuda a conocer mejor a esta amiga común y dar así respuesta a la pregunta. Mi enhorabuena a Anne por volcar al papel de imprenta todo su mundo interior, ha sido todo un privilegio poder sentirme un poco partícipe con mi foto. Y mi enhorabuena a ti también, Albert, por tu sitio, que ya ocupa su correspondiente espacio entre mis favoritos. Un cordial saludo!!!

Juanjo Fernández dijo...

Hola de nuevo Albert, te dejo la entrada mi blog en el que hablo de Anne y recomiendo la lectura de tu artículo enlanzandolo:
http://www.jofzblog.com/

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

No saps com m'alegra el teu comentari, Cesc! Gràcies i una abraçada.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Juanjo, una sorpresa muy agradable tu comentario: bienvenido a mi bitácora y, sobre todo, enhorabuena por esa cubierta, que no ha recibido sólo mis elogios. Como amante de la fotografía me admiró su elegancia desde el momento en que tuve el libro en las manos.
He añadido tu blog a los enlaces de mi TRANSEÚNTE..., para seguir de cerca esas ventanas desde las que te asomas al mundo.
Un saludo cordial también para ti.

Juanjo Fernández dijo...

Muchas gracias Albert :) Tú también estás entre mis vecinos para poder asomarme a tu ventana.

fus dijo...

GRACIAS ALBERT POR DARME A CONOCER A ANNE....UN SALUDO

FUS

Concha Huerta dijo...

HOla Albert. Que sorpresa encontrar esta entrada sobre la poesía de mi querida amiga Anne. Nos acercas a una mujer francesa de nacmiento y ciudadana de Madrid que se vuelca en ese mundo interior a traves de las letras. Siempre me asombra la excelencia con que domina nuestro lenguaje, muchas veces mejor que el resto de los alumnos de las clases que compartimos en la ECH. Me alegra saber que ha cumplido ese deseo suyo de publicar su primer libro. Gracias por acercárnoslo.
Un saludo

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Es un placer, Fus. Gracias a ti por asomarte a esta bitácora y un saludo cordial.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Gracias por tu comentario, Concha. Ya ves que Anne es también una mujer capaz de dar sorpresas agradables (y esta, especialmente atractiva). Comparto contigo el asombro, ya que aunque es frecuente que personas nacidas fuera de España se familiaricen con la lengua, no es habitual que lo hagan hasta este punto. Muy de agradecer, tanto como su talento literario.
Un saludo cordial también para ti.

Linda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Leo Lobos dijo...

Estimado Albert, un agrado (como siempre) pasar por aquí a mirar-leer. Un brisa suave como el mar nos toca esta poética de Anne Fatosme, gracias por compartir, un abrazo afectuoso desde Santiago de Chile,

Leo Lobos

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Estimado Leo, es un placer y un honor volverte a ver por aquí. Gracias por haber dejado tu opinión, especialmente valiosa por tu prestigio y "savoir faire" como poeta.
Un abrazo transatlántico y transcontinental también para ti.

Tucumano in London dijo...

Excelente Albert, como siempre. Estuve un poco alejado de tu bitacora, pero heme aqui de vuelta para disfrutarla !

Desconocia a Anne, posiblemente porque la poesia no es de mis fuertes o algo que me haya interiorisado, pero gracias por acercarnosla !

Un gran abrazo desde Londres !

Pablo

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Bienvenido una vez más, Pablo. Me alegro de que mi post te haya acercado a la poesía de Anne, aunque el género no esté entre tus fuertes.
¡Que Londres continúe siéndote propicio! Un abrazo.

Anónimo dijo...

Que descubrimiento! Esta poeta es un diamante pulido. La he leido esta mañana y ahora he vuelto a ella. Voy a pedir el libro pero no se si me lo mandaran aqui a Suiza, donde vivo.
Felicidades por este estupendo blog! Lo he descubierto hoy y me lo apunto.
Perdonad que no ponga acentos, eso es complicado con un teclado aleman.
Saludos y gracias por permitirme conocer a una poetisa con la que me parece que conecto muy bien. Si lee esto, que reciba mi enhorabuena.

Luisa Ramon (con acento en la o)

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Un gran descubrimiento para muchos, esa mujer con tanta sensibilidad. Me alegra que te sientas identificada con ella: cuando hayas leído el libro, seguro que lo vas a estar mucho más. Estoy convencido de que no tendrás problemas para que te lo manden a Suiza.
Gracias por tu comentario, Luisa, y bienvenida a esta bitácora.
Saludos.

Milla dijo...

Hola Albert! He venido muchas veces por tu casa y nunca logro entrar y comentar algo, he tratado 2 o 3 veces y me voy llena de frustración. Google me vuelve un lío las cuentas.... Veré si esta vez lo logro. Me he llevado una gran sorpresa con esta entrada, ¡no tenía idea de que Mme. F había publicado un poemario! Me parece una estupenda publicación la tuya y un bonito y merecido homenaje a una amiga. Un abrazo para ti. Cruzo los dedos...

Eeeee! Funcionó esta vez!!!! :-D

M (la del club de los perros verdes)

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Milla: tu perseverancia se agradece, y ya ves que has conseguido tu objetivo.
Efectivamente, Mme F ha publicado un poemario, y es magnífico. Lo que le he hecho no es un homenaje (aunque bien lo merece), sino que he querido contribuir a que su poesía se conozca, porque no hay que perdérsela, de verdad. En Anne no sólo hay tesón sino, como no me canso de repetir, mucho talento y sensibilidad a raudales.
Un saludo cordial de otro integrante del honorable club de los perros verdes.

Anónimo dijo...

Albert, me sorprenden siempre tus hallasgos, eres un Sherlok Holmes pero de carne y huesos. Me gustaría conocer tu secreto.
Evelyn, tu fiel seguidora y admiradora venezolana.

Milla dijo...

Parece que –como tantas cosas– era al final mucho más simple de lo que parecía. Haz hecho una contribución excelente.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Evelyn, el secreto está en la curiosidad: cuando alguien busca y busca siempre encuentra, pues en medio de tanta mediocridad sobresalen enseguida las cosas de mérito, brillan como diamantes iluminados por los rayos del sol. En este sentido, si quieres, puedes considerarme un Sherlock Holmes...
Gracias por tu fidelidad y un saludo cordial.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Ya lo ves, Milla: en la vida todo es cuestión de voluntad... y, a veces, de un poco de "entrenamiento".
¡Ah! Gracias por haber dejado ese comentario tan valioso en mi post sobre Haití. Y por el interés con que sigues esta bitácora.
Saludos cordiales.

Haydée Norma Podestá dijo...

Me llega una actualización de tu blog Impedimenta...pero he entrado a leerte en este...y agradezco haberlo hecho por el descubrimiento de una poeta que me llena el alma con sus versos. Felicitaciones por el blog.Saludos cordiales. haydée

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Estimada Haydée, agradezco tu mirada transatlántica y también que te haya interesado esta poeta: es un agradable descubrimiento para todos, lo fue también para mí..., y sin duda dará que hablar.
Un saludo muy cordial también para ti.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Transcribo, traducido del italiano, este correo electrónico recibido de Eslovenia:

"Leo el español pero no soy capaz de escribirlo, lo siento. Quiero decir que he notado que la literatura de los escritores que se han formado en dos o más lenguas es extraordinariamente rica, como es el caso de los eslovenos de Trieste o de la Carintia o de nuestros grandes escritores que conocían bien el alemán. Esta poeta me parece buena e interesante. Gracias por haberla presentado en el blog porque así la he conocido. Saludos.
Janez Presetnik, Hrib (Eslovenia)".

Ya he contestado a Janez agradeciéndole el comentario, que no ha conseguido introducir aquí.

Phivos Nicolaides dijo...

Nice and interesting!!

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Ευγνώμων, dear Phivos!

Anónimo dijo...

Blackjack is considered to be a biz of rampant among the Chinese in 2300 BC. today, There are numerous online and offline casinos that ease gaming. [url=http://www.onlinecasinotaste.co.uk/]http://www.onlinecasinotaste.co.uk/[/url] casinos online Canadian dollar mark, Australian one dollar bill and New Zealand dollar testament shortly be in the casino lobby, I rode Golden Gate boulevard, which sells expansion slot jukebox. http://www.onlinecasinoburger.co.uk/