lunes, 20 de septiembre de 2010

José Antonio Labordeta ya no camina despacio por los días…


José Antonio Labordeta ha muerto en Zaragoza esta madrugada, la del 19 de septiembre de 2010, día en que el transeúnte comienza a escribir este modesto homenaje a ese hombre que no ha sido únicamente un poeta, un cantautor, un político, un andariego, sino que, genio y figura, ha traspasado con la humildad y la dignidad que siempre le caracterizaron el umbral a través del que se llega a la auténtica libertad, aunque no aquella que él deseó tanto y reivindicó con la palabra y la voz.

El transeúnte, privilegiado una vez más, tuvo ocasión de estar presente en el multitudinario y emotivo homenaje que se le rindió en el monasterio de Veruela con motivo del IX Festival Internacional de Poesía del Moncayo, el último día del pasado mes de julio. De ello dejó constancia en La Nausea, ese río de cultura que hacen fluir sus buenos amigos Marian Raméntol Serratosa y Cesc Fortuny i Fabré (ved aquí su crónica).


Momento final del homenaje a J. A. Labordeta en la iglesia del Monasterio
de Veruela, el 31 de julio de 2010. De izquierda a derecha: junto a
la fotografía de Labordeta que presidió el homenaje, el cantante Paco Ibáñez,
el poeta Ángel Guinda, el cantante y guitarrista Luigi Maráez, la cantante
catalana Marina Rosell, el cantante aragonés Pablo Guerrero, el poeta
argentino Carlos Vitale y el poeta estonio Jüri Talvet, entre otras personas.

(Foto © Albert Lázaro-Tinaut)

Nacido en Zaragoza el 10 de marzo de 1935, “en el seno de una familia pequeño-burguesa e ilustrada; en mi casa igual se leía a Virgilio que a Lautréamont” –según dice él mismo en su “Autorretrato”–, José Antonio Labordeta, hermano del poeta Miguel Labordeta (1921-1969),
supo mirar sin resentimientos hacia el pasado con la intención de entenderlo y de entender el mundo en el que se ubicaba, al mismo tiempo que procurando entenderse a sí mismo, y ese acto de introspección, individual y colectiva, es el que le permitió lanzarse hacia un futuro prometedor y superador tanto del pasado limitador como del presente limitado”, como afirma uno de los estudiosos de su obra, Mario Ruiz Arganda [1], quien añade que la voz del poeta se convierte así en un testimonio, personal y colectivo, comprometido y solidario, de lo cotidiano.
Caricatura de J. A. Labordeta por Gusi Bejer,
publicada en El Cultural (8 de febrero de 2007).


Comprometido y solidario son, en efecto, los adjetivos que mejor definen la personalidad de José Antonio Labordeta. Compromiso y solidaridad, además de sensibilidad y amor, son las cualidades que transmiten sus poemas, sus canciones, esa obra suya de la que se han apropiado legítimamente las gentes de su querido Aragón que tanto le quieren (así, en presente), como quedó de manifiesto en el homenaje al que el transeúnte ha aludido.

Eso lo refleja muy bien Antón Castro en el texto que escribió a modo de prólogo en la antología de Labordeta Mal de amor. Canciones [2] al referirse a sus años mozos, cuando en la década de 1950 participaba con su hermano Miguel y otros poetas en las reuniones de la Peña Niké de Zaragoza, cobijo de artistas, periodistas, escritores e idealistas, entre ellos Vicente Cazcarra (1935-1998), que más tarde sería secretario general del Partido Comunista de Aragón. Dice Antón Castro que José Antonio Labordeta “lucía ya bigote y la gallardía de un viejo campesino: cantaba alto y fuerte. Cantaba por todos: era voz, eco y estandarte. Era el profeta en el viento muy a su pesar, porque siempre se ha confesado inseguro de casi todo, un dudante que ni quería construirse una trayectoria ni sabía qué iba a hacer mañana”.


J. A. Labordeta en un acto político
a finales de la década de 1970.

Sin embargo, J. A. Labordeta –un cascarrabias irónico, como él mismo se definió– jamás compartió las supuestas virtudes del comunismo, sino que acabó decantándose por un socialismo de algún modo utópico, sin la menor sombra de leninismo: de esas ideas nacería, primero, el Partido Socialista de Aragón (1976) y, más tarde, la Chunta Aragonesista, por la que fue elegido diputado en Madrid los años 2000 y 2004.

En el Congreso de los Diputados demostró sus firmes convicciones democráticas, que le llevarían a enfrentarse verbalmente, en marzo de 2003, con los parlamentarios del Partido Popular –entonces en el poder, con José María Aznar como presidente del gobierno– cuando desde los escaños de esa formación política empezaron a burlarse de él; lo hizo espetándoles tres palabras contundentes que se han hecho famosas: "¡A la mierda!" (es interesante a este respecto el artículo que publicó más tarde Juan Cruz en el diario El País; véase aquí ese artículo y aquí, el vídeo de la célebre intervención parlamentaria de Labordeta).


Viñeta firmada por Carlos Azagra, publicada por El Periódico
de Aragón
, que alude irónicamente la intervención
de J. A. Labordeta en el Congreso de los Diputados
de Madrid el 5 de marzo de 2003 y, a la vez,
a su rechazo del régimen franquista.

“¿Cómo y por qué se hizo cantante?”, se interroga retóricamente Antón Castro en el prólogo citado, y explica que cuando el rey Juan Carlos le preguntó de dónde le venía eso de ser cantautor, Labordeta le contestó, no sin ironía: “Ya ve, de cantarles a las chicas de la Sección Femenina en un alberge de Canfranc” [3].


El presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias,
deposita la Medalla de Aragón, a título póstumo, sobre
el féretro de José Antonio Labordeta en la capilla ardiente
instalada en la Palacio de la Alfajería de Zaragoza.
(Foto: EFE / Heraldo de Aragón)

Poco más añadirá el transeúnte en esta crónica de urgencia: sólo transcribe los versos de tres de las canciones más populares de José Antonio Labordeta [4], convertidas por los aragoneses en auténticos himnos a su áspera tierra, acompañados de enlaces a sus respectivas audiciones.

Albada [audición]

Adiós a los que se quedan,

y a los que se van también.

Adiós a Huesca y provincia,

a Zaragoza y Teruel.


Esta es la albada del viento,

la albada del que se fue,

que quiso volver un día

pero eso no pudo ser.


Las albadas de mi tierra

se entonan por la mañana,

para animar a las gentes

a comenzar la jornada.


Arriba los compañeros

que ya ha llegado la hora

de tener en nuestras manos

lo que nos quitan de fuera.


Esta albada que yo canto

es una albada guerrera,

que lucha porque regresen

los que dejaron su Tierra.

(De Cantata para un país, 1979)


Banderas rotas [audición]


He puesto sobre mi mesa

todas las banderas rotas,

las que nos rompió la vida,

la lluvia y la ventolera
de nuestra dura derrota.


Rota permanece aquella

que levantamos al cielo

pensando que la justicia

crecería como un vuelo
de gaviotas en el mar

y vimos cómo al final

sólo nos quedó el recuerdo

de un mástil desarbolado
y unos jirones de tela

rotos por el vendaval.


He puesto sobre mi mesa…


Rota permanece aquella

que ponía libertad

y que aupamos convencidos

que al terminar la batalla

ésta íbamos a ganar;

pero todo fue una amarga

e inútil desesperanza

cuando vimos que las huellas

de los grilletes dejaban

duras marcas sin borrar.


He puesto sobre la mesa…


(De Trilce, 1989)



Canto a la libertad [audición]


Habrá un día en que todos
al levantar la vista

veremos una tierra

que ponga libertad.


Hermano, aquí mi mano,

será tuya mi frente,
y tu gesto de siempre

caerá sin levantar

huracanes de miedo

ante la libertad.


Haremos el camino

en un mismo trazado,

uniendo nuestros hombros

para así levantar

a aquellos que cayeron

gritando libertad.


Habrá un día en que todos…


Sonarán las campanas

desde los campanarios

y los campos desiertos

volverán a granar

unas espigas altas

dispuestas para el pan.


Para un pan que en los siglos

nunca fue repartido

entre todos aquellos

que hicieron lo posible

para empujar la historia

hacia la libertad.


Habrá un día en que todos…


También será posible

que esa hermosa mañana

ni tú, ni yo, ni el otro

la lleguemos a ver;

pero habrá que empujarla

para que pueda ser.


Que sea como un viento

que arranque los matojos

surgiendo la verdad,

y limpie los caminos

de siglos de destrozos

contra la libertad.


Habrá un día en que todos…


(De Recuento, 1995)



[1] José Antonio Labordeta: Hundiendo en las palabras la huella de los labios. Poesía y canción. Edición literaria de Mario Ruiz Arganda. Tarazona, Olifante, 2010.

[2] José Antonio Labordeta: Mar de amor. Canciones. Edición de Antón Castro. Tarazona, Olifante, 2010.
[3] La Sección Femenina fue una rama del partido Falange Española (el único tolerado por el régimen franquista, ya que era afín a su ideología), creada en 1934 por Pilar Primo de Rivera, hermana del fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera, y oficializada por el general Franco en 1937 para crear el Servicio Social de la Mujer, equivalente al servicio militar obligatorio para los hombres. Todas las jóvenes españolas debían pasar un período de instrucción en dicho Servicio para convertirse en “buenas patriotas, buenas cristianas y buenas esposas”. Esa obligación quedó derogada en 1977. En la localidad pirenaica de Canfranc, al norte de Aragón, había uno de los numerosos albergues destinados a las muchachas que cumplían el “Servicio Social”.

[4] Las letras de estas canciones están reproducidas de la edición de Antón Castro antes mencionada.


Haced clic sobre las imágenes para ampliarlas.

35 comentarios:

Joselu dijo...

Comentaba así en casa de un buen amigo:
No hay nada, escrito por este hombre que no me humedezca los ojos, ahora que se que ya no está. Yo, que sufro de "bloqueo emocional", que no puedo descansar llorando, que no paso de la bola que me oprime la garganta y de la voz entrecortada y el estallido en las orejas y el calor corporal que se dispara y me hace estornudar. No puedo leerle sin que se me arrugue la frente y se me llene la nariz de mocos. Esos ojos tras gafas tan tempranas, asombrados de pura socarronería y su bigote nietzscheano.
Ayer, con mi hija recien estrenada en brazos, le cantaba a mi mujer su "Himno a la Libertad" haciendo coro con el YouTube, y no era capaz. La bola en la garganta y una voz como tonta de palabras que no me salian. Llorabamos los dos emocionados. Y Lucía nos miraba pensando: "aquí pasa algo".
Siento un gran agradecimiento a este hombre, por cantarnos así,por marcar el camino.
"(...)Vamos
hundiendo en las palabras
las huellas de los labios
para poder besar
tiempos
futuros y anhelados,
de manos contra manos
izando la igualdad.(...)
"Somos"/J.A.Labordeta
Agur, amigo

Gracias Albert por tan buen trabajo.

MA dijo...

Hola amigo ,hermoso homenaje a un gran hombre Labordeta y siempre será recordado en el corazón de todos los que lo conocimos en sus transitar por la vida como un hombre extaordinario y muy querido.

Descanse en paz.

Abrazos de MA para ti.

Phivos Nicolaides dijo...

Su artículo, como siempre es muy especial e informativo. Saludos

Mercedes Ridocci dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mercedes Ridocci dijo...

No hemos sido muchos los que a través de nuestros "rincones" hemos homenajeado a este gran comprometido poeta. Pero los pocos que lo hemos hecho nos hemos encontrado con una voz común:
"Habrá un día en que todos al levantar la vista veremos una tierra que ponga libertad"

Hay que luchar por la utopía.

Un abrazo

Cesc Fortuny i Fabré dijo...

Els intelectuals, marxen.
Ens calen referents.

Perfecto dijo...

Se nos ha ido otro gran hombre. Y digo hombre, porque de todo lo demás ha sido visible y siempre nos acompañara. Pero hoy quiero recordar al hombre que un buen día apareció en la Posnilla, donde tengo mi refugio en el campo, con motivo de la filmación de su caminar por el río Andarax. Lo vi sentado y allí quedara siempre su imagen.
En fin,.. que van quedando cada vez menos hombres buenos.
Dicen que te vas, pero, no,.. todavía no, ..

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Joselu: Muy emotivo tu comentario. La muerte de Labordeta, pese a que lamentablemente ya la suponíamos inminente, nos ha conmocionado a todos los que sentíamos repeto por su persona y por su actitud como ciudadano, que quedó plasmada en sus poemas y sus canciones.
Agradezco mucho tus palabras.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Gracias también a ti, MA. Somos muchos los afectados sentimentalmente por la desaparición de ese hombre, tan fiel a unos ideales que bien quisiéramos ver en los políticos que sólo buscan un lugar al sol.
Un abrazo cordial también para ti.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Gracias por tus palabras, Phivos. Hemos perdido a un hombre honesto y a un auténtico demócrata, y nos sentimos muy entristecidos por su muerte.
Saludos cordiales.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Mercedes: Creo que hemos sido más de los que nos parece quienes hemos manifestado nuestro respeto y nuestra admiración por ese gran hombre. Me ha sorprendido incluso leer artículos laudatorios en la prensa afín a unos colores poco acordes con los que él defendió, lo cual demuestra que su voz no dejó indiferente a nadie.
En efecto, nos queda su utopía como esperanza en estos tiempos revueltos y, como él dice en su "Canto a la libertad", "También será posible / que esa hermosa mañana / ni tú, ni yo, ni el otro / la lleguemos a ver; / pero habrá que empujarla / para que pueda ser".
Gracias por tu solidaridad y un abrazo cordial.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Sí, Cesc, cada vegada ens queden menys referents, perquè els pocs que hi ha s'amaguen o, senzillament, callen cobardament. Labordeta era dels pocs que plantava cara al poder, sempre opressor, malgrat la pàtina d'allò que s'anomena, agoseradament, "democràcia".
Em sap greu que al damunt del seu fèretre no hi hagués també la bandera republicana...
Una abraçada.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Perfecto: Efectivamente, ya no podremos estrecharle la mano, pero lo que ha dejado permanecerá en el recuerdo de las generaciones que hemos escuchado tantas veces sus canciones y hemos conocido su valentía y su calidad humana.
Gracias por sumarte con tu comentario a este pequeño homenaje, que se añade a otros muchos que se le están riendiendo, a veces sólo desde la intimidad del pensamiento.

Leo Lobos dijo...

Mis saludos desde Santiago de CHILE.

Viva la poesía!

Leo Lobos

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Gracias, Leo. Sí, ¡viva la poesía!
Un saludo cordial.

Andri Alba dijo...

Ciertamente informativo el artículo. Me gustó mucho leer: Banderas Rotas y Canto a la Libertad.

Gracias por compartirlo.

Un abrazo,

Andri

Andri Alba dijo...

Una pena que se haya ido tan especial figuara, pero todos vamos pal mismo sitio.

Bueno, lo que he dicho no es ninguna especie de consuelo; la verdad es que esta realidad duele mucho y no nos queda más remedio que admitirla.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Gracias por tus comentarios, Andri. La muerte de Labordeta ha sido un triste golpe para quienes le estimábamos tanto por su integridad humana como por los mensajes de esperanza que nos ha dejado. Sin embargo, no puede compartir el mismo sentimiento quien, como tú, no lo conocía, pues no sé si su voz cruzó el océano.
Un zaludo cordial.

Anónimo dijo...

Gracias en nombre de todos los aragoneses de bien.
José Lafuente

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Gracias a todos los aragoneses de bien por el cálido y emotivo homenaje que le habéis rendido a Labordeta.

María dijo...

Cuando salía Labordeta en la televisión siempre me sentía bien, protegida, como si fuese algo mío.
Pero ya no lo veré más,como a tantos otros que se han ido y nos dejan más pobres y más vacíos.

Paco Piniella dijo...

Labordeta PRESENTE!!

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

María: Tengo la sensación de que era un hombre con la conciencia tranquila y que transmitía serenidad, pese a su personalidad recia y su aspecto de "cascarrabias". El apodo de "el abuelo" con el que lo conocían muchos aragoneses da la idea de esa familiaridad que se podía tener con él, con un hombre honesto.
Bienvenida a esta bitácora, gracias por tu comentario y un saludo cordial.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Paco: Sí, estará siempre presente en la memoria de todos los que le apreciamos.

Carmela dijo...

Sentido homenaje a Labordeta.
Es cierto : Comprometido y solidario son los adjetivos que mejor definen su perfil.
Y en el desarrollo de sus temas poéticos y sus canciones pone en evidencia una profunda sensibilidad.
Su preocupación recurrente por el pesar que atenaza a la humanidad es una muestra de calidad humana.
Selecciono :
"Albada"
"Adiós a los que se quedan
y a los que se van también."
Siento que no ha muerto del todo ... porque a través de sus temas que trascienden latitudes está en el corazón de muchos ... y ésa es una manera de seguir viviendo.
Hermoso recordatorio.
Gracias.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Carmela: Agradezco nucho tu comentario. Labordeta ha dejado de estar físicamente entre nosotros, pero sigue estando presente en nosotros, todos los que lo hemos apreciado y apreciamos su obra y su legado. No era, en sentido propio, un rockero, pero podemos aplicarle eso de que "los viejos rockeros nunca mueren". Es un deber humano y cívico rendirle homenaje, como hombre honesto y comprometido que fue.

Anónimo dijo...

Me ha emocionado tu recuerdo de Labordeta, ese hombre al que llevo en el corazón y en el alma desde hace muchos años.
Permíteme que te abrace y te de las gracias.
María del Pilar (Calatayud)

Anónimo dijo...

Paso por tu blog con retraso, lo siento, pero nunca es tarde cuando la dicha es buena. Has escrito un artículo sobre Labordeta que le honra y te honra por su sencillez, honestidad y seriedad. Me recuerda al artículo que escribístes cuando murío Jean Ferrat, quizá por la emoción contenida y el respeto que se respira en ambos posts.
Un abrazo,
Anne

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Gracias, María del Pilar. Somos muchos los que llevamos a Labordeta en el corazón y probablemente le rindamos un homenaje permanente releyendo sus versos y escuchando sus canciones.
Un abrazo también para ti.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

En efecto, nunca es tarde, Anne: yo también te debo muchas lecturas... Sí, escribí este post conmocionado por su muerte, pese a saber que no iba a tardar en llegarle. Tuvo mucho que ver el homenaje que le habíamos rendido hacía poco en Veruela, emotivo y multitudinario.
Me gustan las personas íntegras y Labordeta, al margen de ideologías (aunque comparto muchas de sus ideas sociales), lo fue cabalmente.
Gracias por haberme dejado tu comentario y un abrazo.

el viajero impresionista dijo...

Humanista, tal vez sea el término que mejor le defina. Recuerdo su bonita serie, todos deberían cojer la mochila alguna vez y salir a ver la vida. Sobre el incidente en el Congreso, está claro lo de la mona y la seda, sólo sirven para pulsar el botón (y ni eso). Descanse en paz.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Viajero: humanista también lo fue, en el sentido quizá menos intelectual del término (aunque no ajeno a él). Para mí es un ejemplo de hombre consecuente y honesto, de esos que no se mueven por otros intereses que los de su pueblo y sus ideas, por utópicas que sean; que no buscan la vanidad de la gloria efímera, sino que hacen de la sencillez y la humildad (no se confunda eso con carácter) razón de vida.
Gracias por tu comentario.

Anónimo dijo...

Albert, gracias por tu homenaje a un hombre tan querido en nuestro Aragón y creo que en otros lugares. Todo lo que dices sobre él es cierto, lo conocí de joven y cuando murió es como si hubiera muerto un familiar querido, y así lo lloré. Gracias de corazón.
Benjamín, desde Zaragoza.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

El 31 de julio todos fuimos Labordeta en Veruela. Después de haber asistido a aquel emocionante acto, te entiendo muy bien, Benjamín.
Un saludo cordial.

Anónimo dijo...

Hi, its pleasant article regarding media print, we all be
familiar with media is a fantastic source of data.

Feel free to surf to my webpage - herpes oral treatment options ()