martes, 23 de marzo de 2010

Flashes: Derby

Una de las efímeras curiosidades que el transeúnte encontró
paseando por Derby.

Derby es una ciudad del centro de Inglaterra, capital del condado de Derbyshire, en la región de East Midlands. La población del municipio supera los 230.000 habitantes. Fue una de las primeras localidades a las que llegó el ferrocarril, en 1840, lo cual la convirtió pronto en un próspero centro industrial y un estratégico nudo de comunicaciones ferroviarias. Pero no obtuvo el estatuto de ciudad hasta 1977, con motivo del 25.º aniversario de la coronación de la reina Isabel II.

Derby es famosa, entre otras cosas, por haber sido uno de los centros más importantes de la primera revolución industrial, que allí se inició en 1717. En el año 1759 Jedediah Strutt (1726-1797) patentó la máquina tejedora de algodón conocida como Derby Rib Attachment, que entonces revolucionó el sector. Más tarde se instalarían otras industrias, como la primera fábrica de coches y motores de aviación Rolls-Royce, fundada en 1904. Allí se fabrican también algunos componentes para los aviones Bombardier y para los vehículos de la firma japonesa Toyota.


Una de las viejas construcciones industriales de la ciudad, el Silk Mill (molino de la seda), alberga el Derby’s Museum of Industrial and History. Es uno de los numerosos molinos textiles que se encuentran (y se pueden visitar) en el valle del río Derwent, corrupción de la denominación gaélica Djúra-bý, que los anglosajones (o los vikingos, que convivieron con ellos) habrían convertido en Deoraby, de la cual proviene el nombre de la ciudad. Los invasores romanos establecieron allí un asentamiento militar, que denominaron Derventio.


El centro comercial de Derby. Al fondo, la torre
de la catedral anglicana de Todos los Santos.


Además de abundantes muestras de arqueología industrial, Derby tiene una catedral anglicana, fundada en el año 943 como colegiata real por el monarca anglosajón Edmundo I y reconstruida en estilo gótico durante el siglo XVI, a la que se añadió, en 1725, una torre de 68 metros. Pero su consagración como catedral, dedicada a Todos los Santos, data del 1 de julio de 1937. También encontramos en la ciudad otros lugares interesantes, como la iglesia de St. Alkmund, de estilo georgiano, edificada en 1846; el Pickford’s House Museum, construido en el año 1770 por Joseph Pickford (1734-1782), y la St. Helen’s House, del mismo arquitecto, que data de 1766.

Fotografías © Albert Lázaro-Tinaut.
Clicad sobre ellas para ampliarlas.


Traducción del catalán: Carlos Vitale.

29 comentarios:

el viajero impresionista dijo...

Hola Albert: Interesante conocer la historia de lugares que por desconocimiento nos dicen poco a priori, pues es importante saber de la cuna de la Revolución Industrial. Saludos.

María Eugenia dijo...

Me da gusto descubrir otro sitio, en donde la arqueología industrial cuenta sus historias gracias a tu particular forma de viajar y narrar .
Saludos cariñosos.

Eleanor dijo...

Acabo de descubrir y maravillarme con este blog, esta bitacora.
Como gran lectora y seguidora de blogs, quiero decir que, este espacio me ha resultado mas que interesante.
Estare pasando por aqui con frecuencia. Tambien los invito, si lo desean, a que visiten mi humilde morada: mi sencillo blog.
Desde Argentina, Buenos Aires: un beso o 2!
Soy Eleanor!

Pablo dijo...

Hola Albert ... Reino Unido sin dudas tiene historia y lugares que marcaron al resto del mundo, a sus pueblos y sus economias.

Nunca estuve en Derby, pero luego de leer tu post, creo que sera un lugar a visitar este verano.

Muy bueno, como siempre ... Saludos

Pablo

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

VIAJERO: Me apasiona descubrir, ir a los lugares por los que casi nadie siente atracción. Por lo general deparan sorpresas agradables y suponen experiencias interesantes.

MARÍA EUGENIA: Como le digo al Viajero Impresionista, intento viajar a lugares insospechados, inéditos en el mundo (ya un poco vulgar) del turismo masivo. Me parece una de las "tareas" esenciales del viajero, y es un placer transmitir mis impresiones y experiencias.

ELEANOR: Bienvenida a esta bitácora cuyas puertas hallarás siempre abiertas. Procuro mostrar lo recóndito o insólito de esta Europa tan vieja y a la vez tan desconocida, y explicar algo (al menos lo esencial) de los lugares que recorro.
Visitaré tu blog.

PABLO: Tienes razón, muy cerca de la gran urbe donde vives hay lugares sorprendentes, pero nadie suele acercarse a ellos si no es por algún motivo (coyuntural, de trabajo...). Sin embargo, allí también hay vida, y donde hay vida uno siempre encuentra algo que vale la pena. No perderás el tiempo si te acercas a la Inglaterra central (y, por supuesto, a otros muchos lugares del Reino Unido).

Gracias por vuestros amables comentarios, por el interés que demostráis, y un saludo muy cordial para todas y todos.

Susan dijo...

Leyendo tu artículo y con las fotos casi me he sentido en Derby, transitando por sus calles tan llenas de historia. Tiene encanto, me ha gustado mucho su centro comercial con la catedral al fondo. La arqueología industrial, ¡qué curioso! no sabía de su existencia. La palabra "Derby" se asocia a carreras de caballos o a fútbol, ¿sabes el por qué?

Mil gracias Albert por estos viajes exóticos a lugares que parecen comunes a simple vista pero que tú rescatas para tus lectores.
Un abrazo.

Lola dijo...

Gracias por darnos esta información. Las fotos invitan a visitarlo. Un saludo

Pablo dijo...

Susan ... con permiso de Albert, me dedico a contestar tu pregunta ...

Lo que se llama "local derby" en la lengua Inglesa (se pronuncia "darbi") se refiere originalmente a la famosa carrera de caballos The Derby, fundada en 1780 por el 12do Eraldo de Derby. Desde aproximadamente 1840, la palabra derby se ha utilizado para denotar una acontecimiento deportivo local entre dos grande rivales. En Argentina por ejemplo, ese derby no es otra cosa mas que el famoso partido de futbol entre Boca Juniors y River Plate.

Otra idea, pero no 100% aceptada, es que se deba el tradicional partido de futbol Shrovetide en la ciudad de Derby y que era famoso por lo caotico y muchas veces terminaba en fatalidades.

Espero sirva la informacion !

Saludos desde Londres ... Pablo

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Gracias, Susan, por haber compartido mis paseos por Derby. Sí, la arqueología industrial existe, y en Cataluña se habla mucho de ella, sobre todo ahora, cuando las viejas fábricas se van convirtiendo en centros sociales y culturales, algunos magníficos, que dignifican los viejos barrios industriales de Barcelona, por ejemplo. A mí me gustan mucho esos edificios adaptados a bibliotecas, centros cívicos, etc. Creo que esa denominación de "arqueología industrial" es acertada, pues no sólo revaloriza la arquitectura fabril del siglo XIX (en Cataluña, sobre todo, los "vapores", las fábricas textiles), sino que permite conservarla y adecuarla a otras funciones y ponerla al servicio de la ciudadanía. En el Reino Unido, por supuesto, donde se inició la revolución industrial, estos viejos edificios, magníficos, desempeñan un papel muy importante.
En cuanto a lo de "derby" o "derbi" en el terreno deportivo, tiene su origen en las carreras de caballos (te recomiendo que leas el artículo correspondiente de Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Cl%C3%A1sico_deportivo).
Gracias por tu interés sobre todo lo que publico, eso me halaga y me anima.
Un fuerte abrazo.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Veo que Pablo, mientras yo te contestaba, Susan, hacía lo mismo desde Londres y ha concretado muy bien el aspecto deportivo de los "derbis", dicho así castellanizando el término. En España siempre son "derbis" los partidos de fútbol entre los equipos rivales de una ciudad: Real Madrid - Atlético de Madrid, Betis - Sevilla, Bercelona - Espanyol...
Gracias, Pablo, por tu aportación.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Lola: las ciudades industriales inglesas no suelen ser tan visitadas como merecerían, y creo que vale la pena darse una vuelta por allí. No sólo por las "pequeñas", como Derby, sino también por las grandes capitales de la revolución industrial entre finales del siglo XVIII y principios del XIX, como Manchester, Liverpool, Birmingham, Nottingham... Además, recomiendo la lectura de obras dedicadas a esta gran revolución y a sus consecuencias sociales, que son muy interesantes, pues supusieron un cambio de mentalidad muy notable y el inicio de las migraciones masivas del campo a las ciudades.
Gracias por tu visita y tu comentario.

Susan dijo...

Pablo, gracias por la información que me llega vía Londres de la mano de un argentino.
Es una de las razones por las que me he adherido a este blog, porque está vivo y me siento entre amigos.

Te envío un cariñoso saludo desde Alicante.

Susan dijo...

Albert, gracias. Tal y como lo comentas me suena a mi ciudad de nacimiento, Madrid. Allí se han rehabilitado edificios como tabacaleras, estaciones, antiguos mataderos. Se han convertido en espacios culturales y de uso lúdico que ha dado un valor añadido a zonas que podrían haber quedado abandonadas, céntricas y también en la periferia.
Leeré al respecto, me gusta la arqueología industrial y la historia de los edificios.
En Alicante se está habilitando la antigua Fábrica de Tabacos para múltiples usos. Creo que es un gran acierto.

Un abrazo.

Anne Fatosme dijo...

Albert, te verdad que no lo entiendo! Esta mañana te he dejado un comentario y ha vuelto a pasar lo de la última vez, ha desaparecido, se ha esfumado! No sé si mandarte el comentario en morse o atarlo a la pata de una paloma mensajera! Al fin esta mañana te decía más o menos esto: no conozco Derby pero sí otras ciudades industriales inglesas de la época de la revolución industrial. La verdad es que me suelen deprimir las hileras de casas de ladrillo, me recuerdan demasiado el ambiente asfixiante de las novelas donde se describe la explotación de la clase obrera en el siglo XIX. Intentaré hacer abstracción de este sentimiento para disfrutar de los monumentos que mencionas en Derby y de los cuales es tan prólífico el Reino Unido.
Te mando un abrazo.

chrieseli dijo...

Cuando se patentó la despepitadora de algodón, se produjo una conmoción tan increíble. El hombre había sido dejado de lado por la máquina. Cuando apareció el telar que tú mencionas, probablemente se sucitó la misma reacción, sin embargo, muchas generaciones de hombres, mujeres y niños dejaron sus músculos, sus ojos y sus vidas detrás de estas "máquinas". El poder de la revolución industrial en todo su franco esplendor,no sólo en la cuestión social sino en la arquitectura, la comunidad toda. Un hecho humano innegable y hasta un punto necesario para llegar hasta este punto de la "evolución"
Un placer viajar a través de tus instantáneas.
Un saludo

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Susan: Me ha gustado mucho eso que dices, que este es un blog vivo y en él te encuentras entre amigos. No podía aspirar a más, y no sabes cuánto me satisface.
En efecto, la arqueología industrial y su aprovechamiento con fines sociales y culturales me parece uno de los grandes aciertos del urbanismo contemporáneo. En España se está haciendo un buen trabajo en este sentido, por lo que no siempre hemos de ser tan críticos con quienes manejan el dinero de nuestros impuestos, pese a que algunos individuos parecen dedicarse a todo lo contrario, es decir, a utilizarlo en su propio beneficio...
Gracias por sentirte como en casa en este espacio común, aunque sea virtual.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Anne: alguna extraña interferencia habrá en nuestra comunicación, y à savoir d'où elle vient... El espacio virtual es una incógnita.
En fin, como otras veces, tu perseverancia salva la situación, por lo que te agradezco que seas tan "têtue" pese a no tener, supongo, sangre aragonesa, como la tengo yo (¿no tendrás, acaso, du sang auvergnat?).
Es cierto que las ciudades inglesas pueden pecar de monotonía arquitectónica, pero si se tiene la voluntad de superar esa barrera de ladrillo se pueden encontrar cosas fantásticas. De hecho, en la naturaleza también podemos hallar esa monotonía, aunque sea de otro color y quizá más agradable: me refiero a las hileras infinitas de árboles idénticos que uno encuentra cruzando algunas regiones de la Europa central o de Escandinavia, las llanuras infinitas de paisajes casi idénticos, las tierras desérticas... Al final, sin embargo, a todo se le puede encontrar encanto.
La literatura, como dices, describe muy bien los ambientes (asfixiantes y miserables) de la revolución industrial. Encontramos ejemplos admirables en la literatura francesa, como "Germinal" de Zola.
Gracias por tu paciencia y por tu lucha contra las circunstancias para estar presente con tanta asiduidad en esta bitácora.
Un abrazo cordial.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

chrieseli: Como siempre, las revoluciones suelen aportar mucho a la sociedad, pero siempre a un precio muy alto. El trabajo infantil, la explotación de las mujeres, las miserables condiciones de vida en las ciudades industriales, a veces mucho peores que las de los campesinos (¡que ya es decir!), la escasa y pobre alimentación de los obreros y sus familias, las enfermedades que ahora llamaríamos "laborales", la brevedad de la vida de los mineros, los accidentes que arrebataban vidas humanas todos los días...
La revolución industrial cambió una vez más el mundo y las formas de vida, pero no olvidemos que de ella surgió una burguesía con dos rostros: el ilustrado (que ayudó a embellecer las ciudades, al encargar sus residencias a grandes arquitectos: en Barcelona tenemos un ejemplo evidente) y el inhumano, ese enriquecimiento en cuya base se amontonó la miseria humana.
La historia, como siempre, muestra las grandes paradojas y las enormes injusticias de nuestro mundo.
Gracias por tu comentario y un saludo afectuoso.

Phivos Nicolaides dijo...

Hola amigo. Your pictures are really beautiful. Enjoy your weekend!

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Thank you, dear friend Phivos.
Good week-end!

Jesús Alda dijo...

Viví casi dos años en Derby y está muy bien para dar un paseo, pero es una ciudad muy provinciana donde no hay nada que hacer si no se va a los pubs a beber cerveza.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Albert!
Muy interesante su blog.

Saludos de J.M. Ojeda

Luisa dijo...

Gracias por mostrarme Dervy, Albert. Como bien dices, hay muchas ciudades que no están dentro de la ruta turística más comercial, pero que gozan de un encanto propio y que hay que descubrir acercándonos a sus calles y a sus edificios. Tomo nota.

Un saludo.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

JESÚS: El viajero raramente se queda a vivir en los lugares que visita, de modo que no tiene tiempo de aburrirse. Yo suelo proponer lugares para visitar, y, por consiguiente, para pasear. Conociendo Derby, puedo imaginar perfectamente que no es una ciudad divertida... aunque pubs no faltan.
Gracias por tu comentario y un saludo.

J.M.: Gracias por la visita y el comentario. Estas manifestaciones de agrado por lo que publico me animan a seguir adelante y a proponer nuevos temas y lugares.
Un saludo cordial.

LUISA: A veces vale la pena desviarse de las rutas habituales, aunque sea para pasar unas horas en lugares como éste: descubrir lo que parece marginal suele ofrecer sorpresas agradables.
Gracias también a ti por tu comentario y por tu fidelidad como seguidora de esta bitácora.
Saludos cordiales (y primaverales).

cassandra dijo...

muchas gracias señor, por recomendarme este blog suyo.
no lo hubiera encontrado de otra forma.
cassandra

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Gracias a ti, Cassandra, por haber visitado esta bitácora y por tu comentario. Espero que continúes paseando por ella cuando te apetezca.
Saludos cordiales.

Euronics dijo...

i wish to learn your language one day..visiting here!

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Thank you, Euronics!

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Lamento que una vez más, y por razones inexplicables, hayan desaparecido mis respuestas a vuestros comentarios.
Os las agradezco de nuevo.