viernes, 23 de marzo de 2012

((SIN COMENTARIOS))


Erlich, en El País, Madrid, 23 de marzo de 2012.

7 comentarios:

Olga dijo...

Además de la tozudez,la mala gestión, la prepotencia, el ser un poco más hormiga y menos cigarra.....etc,etc.

Común dijo...

Hola!!!
Politicos, garandes empresarios, creen que el mundo es de ellos, no se dan cuenta que se van a morir como nosotros.....
Que tengas un buen fin de semana con un abrazo de oso.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Quizá sea cierto que los seres humanos, por nuestro egoísmo, por la ambición de poder de unos y el servilismo humillante de otros, merecemos esto. Estamos entre lo peorcito de las especies vivas (¡y qué triste es tener que reconocerlo!),
Gracias por vuestros comentarios,Olga y Común.

nury dijo...

Y mientras unos diez millones de niños mueren en el mundo cada año, sólo por poner un ejemplo de tantas y tantas cosas... Es muy triste, pero quiero pensar (no pierdo el optimismo) que no todo el mundo es igual. Y es que, por mucho que me digan, no me creo eso de que todos seamos igual de responsables ante las situaciones; que tenemos parte de responsabilidad... de acuerdo, pero no comparemos: al que quiere cambiar las cosas, no le dejan asumir el poder de hacerlas.
Sí, un asquito de mundo es el que estamos consintiendo (de eso sí somos responsables).
Un saludo.

Anónimo dijo...

Albert, suscribo tu comentario: estamos en lo peor de los seres vivos, pero también en lo mejor, tú, asiduo lector, erudito, amante de las artes, lo sabes más que nadie.
Lo que tenemos los seres humanos es que no tenemos medida tanto en lo peor como en lo mejor. Luces y sombras.
Aquí hay mucha luz.
Un abrazo, querido Albert.
Anne

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Querámoslo o no, nury, todos estamos manchados por la insolidaridad. A veces, porque nos es más cómodo mirar para otro lado; otras veces, por no querernos enterar de que podemos hacer algo para resolver algunos problemas. Pero somos humanos, imperfectos y débiles. Somos corresponsables, pero eso no significa que seamos culpables: algunos, sin embargo, sí que lo son, y mucho.
Gracias por tu comentario.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

En efecto, querida Anne. Como digo en la respuesta anterior, somos imperfectos y, como tales, cometemos muchísimos errores y a veces eso nos hace ser insolidarios. Pero también es cierto que algunos ofrecemos (o tratamos de hacerlo) lo mejor de nosotros mismos y con nuestras actitudes contribuimos un poco a hacer que el mundo sea más llevadero. Quizá uno de los peores defectos de los seres humanos sea el egoísmo, que cuando se une a la vanidad y a la ambición desmedida, se convierte en un explosivo muy peligroso.
Gracias también a ti por haber dejado tu comentario. Un abrazo.