viernes, 14 de octubre de 2011

[Marginalia] Los riesgos de la mordaza global que nos acecha

Nuestras libertades, individuales y colectivas, pueden 
quedar ocultas tras grotescas y engañosas máscaras.
(Foto: Moyo Taxiguerrilla - http://passapalavra.info)

Durante los días 4, 5 y 6 de octubre, Wikipedia Italia decidió ocultar sus entradas ante la amenaza de un proyecto de ley que se debate en el Parlamento italiano para enmendar otro texto, aprobado por el mismo Parlamento en junio de 2009 y ratificado por el Senado. Dicha enmienda tiene como objetivo el control de los sitios informáticos, incluidos los diarios y los periódicos difundidos electrónicamente, y la obligación de publicar, en las 48 horas siguientes, las rectificaciones que pida cualquier persona, “con las mismas características gráficas, la misma metodología de acceso al sitio y la misma visibilidad de la información a que se refieren”. 

Es evidente que la aprobación de esa enmienda atentaría contra la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que en su artículo 27 dice: “Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten. Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora”

A pocos nos cabe ya duda de que la mordaza que se nos quiere imponer mediante decisiones políticas, en cualquier Estado, puede acabar siendo global, y que la aprobación de una enmienda como esa en un país central como es Italia, miembro fundador de la Unión Europea, se podría extender fácilmente, pues permitiría sentar bases jurídicas suficientemente sólidas para el establecimiento del totalitarismo del Big Brother (‘Gran Hermano’) y la “habitación 101” de la policía del pensamiento con los que nos amenazó proféticamente George Orwell en su novela 1984 (publicada en 1949) –un "Gran Hermano" con el que de manera tan burda e insensata se ha jugado en casi todas las televisiones del mundo– se impusieran, si es que ya no se han impuesto de hecho, más o menos perceptiblemente. 
 
El transeúnte reproduce a continuación el mensaje íntegro (en su versión exacta en español) que estuvo colgado en varias lenguas en las páginas de Wikipedia Italia durante los tres días indicados, al que aún hoy se hace mención en las mismas páginas de esa magna enciclopedia que, pese a sus muchos defectos, errores y contradicciones, se ha convertido es una herramienta muy útil, casi imprescindible, para acceder a la información. 


 Estimada lectora, estimado lector, 

En este momento, la Wikipedia en italiano está en riesgo de no poder seguir proporcionando el servicio que a lo largo de estos años te fue tan útil y que ahora, como antes, estabas buscando. La página que querías leer sigue existiendo pero oculta y queda el riesgo de que hayamos que borrarla en serio. 

En los últimos 10 años, Wikipedia se hizo parte de la vida cotidiana de millones de usuarios en la Red en busca de un saber neutral, gratuito y sobre todo libre. Una nueva e inmensa enciclopedia plurilingüe, que puede ser consultada en cualquier momento y sin costes.

Hoy, desafortunadamente, los pilares de este proyecto –neutralidad, libertad y verificabilidad de sus contenidos– están en riesgo de verse comprometidos con el apartado 29 del así llamado DDL intercettazioni (proyecto de ley sobre escuchas telefónicas). 

Tal proyecto de ley, que está siendo discutido en estos días por el Parlamento italiano, entre otras cosas, obliga a todos los sitios de la Red a publicar, dentro de las 48 horas de que la solicitud fue realizada y sin algún comentario, una rectificación sobre cualquier contenido que el solicitante juzgue perjudicial a él o a su imagen. 

Por desgracia, la evaluación de cuán perjudiciales sean dichos contenidos no estará sometida a la decisión de un Juez tercero e imparcial, sino únicamente a la opinión y sensibilidad de la persona que se percibe perjudicada. 

En suma, según lo previsto por el apartado 29, quien se sienta afectado por un contenido informativo presente en un blog, en un periódico en línea y, muy probablemente, también aquí, en la Wikipedia, podrá apegarse al derecho –independientemente de la veracidad de la información percibida como perjudicial– de solicitar la publicación de una rectificación, que contradiga y desmienta dichos contenidos, incluso prescindiendo de las referencias proporcionadas. 

En estos años, los usuarios de Wikipedia (te recordamos una vez más que Wikipedia no tiene equipo alguno de redacción) han estado siempre disponibles a discutir y, en todo caso, a corregir, donde se haya verificado la información según referencias independientes y competentes, cualquier contenido percibido como perjudicial del buen nombre de quien sea; y todo eso sin renunciar a las prerrogativas de neutralidad e independencia del Proyecto. En los rarísimos casos en los que no fue posible encontrar una solución, el artículo entero fue removido. 

La obligación de publicar entre nuestros contenidos la rectificación, según lo previsto por el apartado 29, sin poder discutir o analizar la reclamación y prescindiendo de toda verificabilidad, constituye para Wikipedia una inaceptable limitación de su propia libertad e independencia: tal limitación desnaturaliza los principios que fundaron la Enciclopedia Libre y paraliza la modalidad horizontal de acceso y contribución, pudiendo de hecho poner "fin" a su existencia tal como la conocimos hasta hoy. 

Quede en claro que nadie entre nosotros quiere cuestionar las tutelas que guardan la reputación, el honor y la imagen de cada quien. Recordemos, sin embargo, que cada ciudadano italiano ya está protegido en este sentido por el artículo 595 del Codice Penale, que castiga el delito de difamación. 

Con este comunicado, queremos avisar a los lectores y a las lectoras sobre los riesgos que derivan de dejar a merced de los particulares la protección de su propia imagen y reputación, invadiendo los intereses legítimos de otros. En tales condiciones, los usuarios de la Red serían inducidos a dejar de ocuparse de dichos argumentos o personas, tal vez sólo para "no tener problemas". 

Queremos seguir con la Wikipedia libre y abierta a todos. Nuestros artículos son también tus artículos: ya somos neutrales, ¿para qué neutralizarnos? 

Los usuarios de it.Wikipedia 

24 comentarios:

Marta Raquel Zabaleta dijo...

Gracias por su envío. Sabía de esta noticia y la encuentro burda e indeseable.
Comparto sus aprehensiones, y sólo espero que no se apruebe, por las mismas razones que Usted tan bien aduce.
Saludos cordiales
Marta R.Zabaleta
Londres

fus dijo...

El cavalieri <Berlusconi tiende sus tentàculos hacia todos los poderes del estado.La palabra libertad solo tiene un derecho real para èl utilizarla para realizar sus fechorias.
Gracias por tu entrada y no te digo nada mas porque me diras que soy un exagerado....jijiji

un fuerte abrazo

fus

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Estimada Marta: en efecto, no es una noticia deseable. Cuando la encontré en las páginas italianas de Wikipedia tuve un sobresalto y me vino a la mente en seguida la clarividente profecía de Orwell. Por eso, al cabo de unos días he publicado esto, porque me asusta la idea de la esclavitud mental, de la dictadura totalitaria, que algunos indicios parecen estar empezando a hacer realidad en los últimos años.
Muchas gracias por el comentario.
Correspondo cordialmente a sus saludos.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Nunca se es exagerado cuando se teme lo que a mí me ha pasado por la cabeza. Berlusconi (que de caballero sólo tiene el título honorífico) es una pieza más en el tablero de ajedrez de nuestro mundo, quizá el más descarado, el más "bocazas", el que no es capaz de callar lo que otros piensan y mantienen en silencio en sus despachos. Ojalá que mi temor (que no pretende ser una premonición, aunque lo parezca) sea sólo obsesivo, y que las nuevas generaciones consigan reaccionar para evitar lo que intuyo que se nos viene encima.
Un abrazo también para ti, fus.

Anónimo dijo...

Albert, no tenía ni idea! Desde luego esta noticia hace temer por nuestra libertad individual, sin la cual, convertiríamos en cierta la profecía de Orwell.
Quiero pensar que no va a ser así.
No sé si darte las gracias por ponerme al corriente de esta noticia, me da escalofríos.
Un abrazo,
Anne

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Anne, no me des las gracias, pues las malas noticias no se agradecen. Tampoco seas pesimista, yo también quiero pensar (o me obligo a pensar) que conseguiremos evitar lo peor. Sin embargo, la profecía de Orwell ya se cumple, nuestra intimidad está en manos de cualquiera, el simple hecho de tener una conexión a internet permite que miles de personas puedan saber lo que pensamos, cuáles son nuestras obsesiones, nuestros intereses, nuestras tendencias y, sobre todo, nuestras preferencias, para inducirnos subtilmente a consumir. No es que lo sospeche, es una evidencia de la que se ha hablado incluso en la prensa.
En cualquier caso, nuestras "mentes cautivas" (utilizando el título del espléndido libro de Milosz) todavía tienen la capacidad de liberarse pensando por sí mismas, y la tendrán mientras no nos amordacen: ese es el peor peligro, al que me refiero como "dictadura global".
Mientras tanto nos salva la poesía, Anne, y que sea por muchos años.
Un abrazo también para ti.

Anónimo dijo...

Comparto esos temores, Albert. Lo que sucede en Europa repercute en México y en toda la América Hispana y es preocupante. Nuestro poderoso vecino del norte posee una de las llaves maestras que pueden abrir ese totalitarismo donde quedaríamos todos atrapados.
Te felicito por tu bitácora, que encontré por un feliz azar y que seguiré sin duda, pues es una de las más interesantes que conozco.
Cariños.

Alida Z.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Agradezco de corazón tus amables palabras, Alida, y me satisface (o más bien lamento...) que compartas mis temores. Ojalá, sin embargo, que sean infundados y que nadie pueda interferir en la libertad de expresión que nos ofrecen las nuevas tecnologías.
Un saludo cordial.

Antonio Arroyo Silva dijo...

Albert, gracias por esta información. Está claro que Orwelll se refería a un fururo que está llegando. Pero, ¿podrán contra la imaginación, esa que nunca llegó al poder?
Por la libertad de expresión.
Un abrazo.
Antonio Arroyo.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Con la imaginación, estimado Antonio, dudo que puedan (a menos que encuentren medios para anularla también de las mentes, que nunca se sabe). Pero no seamos tan pesimistas: la imaginación jamás llegará al poder porque es incorruptible, y con eso ya tiene bastante para salvarse de la quema.
Nuestra apuesta por la libertad de expresión ha de ser firme y resuelta: ya tuvimos que luchar para recuperarla y ojalá que no sea necesario volver a las barricadas.
Un fuerte abrazo solidario.

FERNANDO SABIDO SÁNCHEZ dijo...

Albert, me uno a tu cabreo, hay que reivindicar la total libertad de difusión y opinión en internet, yo no hago caso a ninguna amenaza, siempre que lo que publique sea verdad y circule en la red, reivindiquemos el derecho universal a la opinión, a la crítica a los personajes públicos siempre que se guarde el debido respeto y a la difusión en los blogs personales de cuanto nos parezca relevante y digno de debate, la creación es patrimonio de la humanidad y el autor que no quiera verse duplicado en un blog, criticado o alabado, lo tiene fácil, no suba nada a internet y lo comercialice por el bien de su bolsillo y a los personajes públicos, muy claro, que se jodan si meten la pata, se corrompen o manifiesten su vena totalitaria, los vamos a sacar a la palestra aunque les lleven los diablos
un fuerte abrazo
Fernando

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Querido Fernando, sé muy bien que estamos en sintonía en muchos aspectos, y muy especialmente en los que se refieren a las libertades que tan difícil nos fue reconquistar. No nos callarán, y si consiguen amordazarnos, a buen seguro que encontraremos vías alternativas para expresar nuestras opiniones: las nuevas tecnologías se renuevan sin cesar, son una auténtica revolución contra la cual poco podrán hacer los poderes (aunque también se sirvan de ellas malintencionadamente).
Hemos de denunciar los abusos, lleguen de donde lleguen, y también las amenazas y las coacciones a las que se nos somete a diario. Hemos de ser capaces de sentar las bases de una sociedad alternativa a la de la caída de los imperios, como la actual, en la que medran personajillos de colores, discursos y vestimentas diversos, pero tan ineptos que nos conducen al matadero aunque algunos no sean siquiera conscientes de ello. Mientras nos quede aliento, ¡a por la libertad!
Un fuerte abrazo solidario también para ti.

nury dijo...

Este tipo de cosas son tan indignantes que llega un momento en que ya nada te sorprende. O sí sorprende pero no extraña. No sé muy bien cómo explicarlo pero es muy triste porque, aunque la manipulación informativa y la censura han existido siempre, a veces de modo sutil, estamos empezando a alcanzar unos límites peligrosos y no se puede consentir la libertad de expresión ni de pensamiento. ¿Dónde iremos a parar?. Un abrazo.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

nury: ahora, a quienes dominan el mundo les asusta la fuerza y la rapidez con que las nuevas tecnologías divulgan la información. Antes podían secuestrar diarios y revistas, cerrar emisoras de radio y televisión, imponer la censura, prohibir, hundir... Ahora les resulta muy difícil parar esto, porque siempre existen alternativas. La imaginación no ha llegado al poder, pero sí a la informática. De ahí que se pretenda coartar la libertad de expresión mediante leyes represivas o que puedan asustar a la gente. No debemos asustarnos, ni temer esas leyes: es necesario que salvemos, por encima de todo, nuestras libertades, garantizadas por declaraciones universales, como la de los Derechos Humanos, que están por encima de cualquier legislador.
Un abrazo también para ti y gracias por haber dejado tu comentario.

Anónimo dijo...

Hola, te saludo otra vez, desde que leí tu texto anterior sigo tu interesante blog y ahora encuentro este texto que me asusta. Tenemos que estar prevenidos, no puede ser que perdamos otra vez la libertad de decir lo que pensamos.
Gracias por informar tan bien. Un saludo.
Luisa

Marcelino dijo...

En Brasil, hace una dos semanas se ha puesto en discusión en casi todos los medios de comunicación, incluso los impresos,proyectos del poder público para poner límites a los periodistas por causa de inúmeros casos de corrupción cuyas investigaciones casi sempre son deflagradas por reporteros. De ahí que podemos imaginar que esa sea una acción sistemática a ser desarrollada en todas las naciones cuyos jefes políticos ven amenazados sus status quo, su poder.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Luisa, me alegra volverte a ver por aquí. Sí, la libertad siempre ha sido un bien preciado que los poderosos han usurpado cuando han tenido ocasión de hacerlo. Debemos luchar, sin miedo, para preservarla.
Gracias a ti por tu comentario y un saludo cordial.

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

La información que aportas, Marcelino, hace aún más creíble esa teoría (no tan descabellada) de que nos acecha una dictadura global (aunque sea aparentemente "light"). Detrás de quienes quieren limitar la libertad de expresión hay, sin duda, unos intereses que superan los límites estatales. Es preciso denunciar esos abusos y estar preparados para cuando nos amordacen. Como he dicho en respuesta a algún otro comentario, en las nuevas tecnologías podemos encontrar vías alternativas de expresión: estemos atentos a ellas y no las despreciemos (pero desconfiemos de las que se pongan fácilmente a nuestro alcance, ya que sin duda estarán controladas por algún "Gran Hermano").
Orwell tenía el olfato muy fino y previó un futuro que situó en 1984: se equivocó por poco, pero nos avisó.
La corrupción, por otra parte, se ha convertido en algo que no avergüenza y ya no se practica a escondidas, como antes. Será porque es práctica habitual en casi todas partes.
Gracias por tu contribución a este debate y un saludo.

H A R R Y G O A Z dijo...

Have a SUPER week, Albert !

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Thanks, and a good week end also for you!

Haydée Norma Podestá dijo...

Muy interesante Albert! Sobre todo porque podés comparar con lo que está pasando en otros países, Argentina incluida...Pero nunca van a poder silenciar a los que quieren expresar sus ideas...podrán poner un manto temporal a sus voces...pero en algún momento se volverán a escuchar... Un cordial saludo. Heidi

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Heidi, vives en un país en el que durante varios años se os puso la mordaza y, peor aún, muchos murieron o tuvieron que exiliarse a causa de unos criminales uniformados. En España ocurrió lo mismo durante las cuatro largas décadas grises, y en algunos momentos espantosas, del franquismo, y yo tambien supe lo que era estar amordazado.
No debe volver a ocurrir, pero el riesgo existe. Confío en el contrapoder de las nuevas tecnologías, y en que éstas no puedan ser acalladas.
Gracias por haber opinado. También te saludo cordialmente.

el viajero impresionista dijo...

¿Cuanto tardará en hacerse realidad el mundo de Orwell? El día que nos implanten el chip que nos permita comunicaciones móviles utilizando nuestros órganos naturales (Wafaa Bibal se ha implantado una cámara en la nuca. Neil Harbisson, el primer cyborg reconocido, percibe los colores con un ojo digital. Curiosamente los dos son artistas), vendrán otros: el del DNI, el de la SS, el de Matrix...
¿Desvaríos de ciencia ficción?

Eli dijo...

Hola Albert. Estuve un tiempo offline y luego de la reconexion he ido visitando a mis amigos para saludarles y dejarles saber que estoy de vuelta. Perdí muchos enlaces con cambios a la plantilla del blog y los he ido recuperando en el camino. Interesante entrada. Como para no dejarse arrastrar por la locura que nos rodea. Besos.